5 de mayo de 2013 / 01:28 a.m.

La Procuraduría General de la República encarceló en un penal de máxima seguridad a Inés Coronel Barreras, suegro del capo Joaquín El Chapo Guzmán.

Junto con el presunto narcotraficante detenido el martes en un operativo de “precisión” por la Policía Federal y fuerzas militares, fueron consignados ante un juez el hijo de Inés, así como tres supuestos escoltas.

Autoridades judiciales indicaron que los detenidos son acusados por la presunta comisión de los delitos de delincuencia organizada, portación de armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, así como contra la salud en su modalidad de producción, almacenamiento y trasiego de marihuana.

Coronel Barreras, su hijo Omar Coronel Aispuro y sus cómplices Juan Elías Ruiz Beltrán, José Heriberto Beltrán Cárdenas y Reinaldo Ríos Morales fueron detenidos el martes por un grupo élite de la Policía Federal, en un fraccionamiento de Agua Prieta, Sonora.

Las autoridades federales informaron que dichas personas tenían almacenados 250 kilos de mariguana en una residencia, así como cuatro armas largas, una corta, cargadores abastecidos y decenas de cartuchos útiles.

De acuerdo con información de inteligencia, Coronel Barreras está identificado como padre de Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa, con quien contrajo matrimonio en 2007, en la localidad de La Angostura, municipio de Canelas, Durango.

La captura de estos sujetos forma parte de los 121 objetivos del Gobierno de la República para combatir la delincuencia organizada, que incluye 41 presuntos delincuentes arrestados y tres abatidos por fuerzas federales.

Autoridades mexicanas no han aclarado si existe alguna solicitud de extradición contra Coronel Barreras del gobierno de Estados Unidos para ser juzgado por una corte de ese país.

Sin embargo, el Departamento del Tesoro estadunidense colocó en su lista en enero pasado a Coronel Barreras, como uno de los cabecillas del cártel de Sinaloa.

Con base en las pruebas se prevé que el Juez de la causa dicte auto de formal prisión a los cinco detenidos por los delitos señalados, los cueles son considerados como graves.

Ignacio Alzaga