18 de septiembre de 2013 / 03:17 a.m.

Santiago • Completamente destruido quedó el camino que une el paso de la Cola de Caballo con la zona de la montaña en Santiago, Nuevo León, debido a que un impetuoso torrente arrastró árboles y destruyó 50 nuevos metros lineales de la carretera.

Algunos vacacionistas contemplaban la escena en espera de auxilio, mismo que se ha demorado por las continuas lluvias, neblina y viento generados por la tormenta tropical “Ingrid”.

Al menos 500 personas se encuentran incomunicadas, luego de que varios caminos han resultado afectados.

Por otra parte, la repleta presa de La Boca sigue expulsando agua en dos de sus compuertas para alimentar el río San Juan que inicia en ese lugar un viaje de 80 kilómetros hacia la presa El Cuchillo.

Durante su trayecto atraviesa una planta tratadora de aguas y varias comunidades que fueron advertidas de la creciente.

Asimismo, 30 kilómetros al sur, sobre la Carretera Nacional, el río Ramos se dispersó por la excesiva carga proveniente de la montaña.

Los residentes del municipio de Allende contemplan desde las riveras el espectáculo que no parecía causar daños mayores, sin embargo, nuevos aguaceros continuos no han permitido que bajen las alertas.

Joel Sampayo