EUGENIA JIMÉNEZ
26 de julio de 2013 / 07:18 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició una queja de oficio y atrajo el caso de un menor de edad que fue agraviado por un servidor público del Ayuntamiento de Centro en Tabasco.

Se trata del caso ocurrido en la capital del estado de Tabasco, donde un servidor público obligó a un menor de edad, de origen indígena, a tirar al suelo los dulces que ofrecía, para vender, en una canasta y se apropió, al parecer, de unos cigarros que llevaba con el argumento de que los estaba vendiendo un menor de edad.

Desde el momento en el que los medios de comunicación dieron a conocer el hecho, personal de la CNDH acudió al lugar para buscar a la víctima y recabar testimonios.

Asimismo, personal de la oficina regional en la entidad se puso en contacto con la Comisión Estatal de Derechos Humanos que había iniciado ya un expediente de queja.

La Comisión Estatal informó que al desconocerse el paradero del menor, solicitó la colaboración de la Procuraduría del Menor y la Familia del estado de Tabasco a fin de investigar en dónde está hoy el menor que, se dijo, había regresado al estado de Chiapas, lugar en el que nació.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, indicó que ha planteado, en reiteradas ocasiones, la necesidad de que la sociedad y las autoridades de los tres ámbitos de gobierno sumen esfuerzos para preservar la integridad personal, la seguridad y el pleno ejercicio de los derechos humanos de la niñez mexicana y ha hecho hincapié en que resulta inaceptable toda forma de violencia contra los menores, en especial contra los indígenas que constituyen uno de los grupos de la población más vulnerables de nuestro país.