26 de febrero de 2013 / 02:04 a.m.

El secretario de la CETEG aseguró que cerraron más de dos mil escuelas en este primer día de manifestaciones y dijeron que antes del fin de semana serán cinco mil los planteles que se sumaran al movimiento.

 

Chilpancingo de los Bravo.- Sin la participación del magisterio institucional, la disidencia en el estado inició un paro laboral por tiempo indefinido, los dirigentes aseguran que dejaron cerradas más de dos mil escuelas durante el primer día de manifestaciones.

El secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), Gonzalo Juárez Ocampo señaló que antes del fin de semana serán cinco mil los planteles incorporados al movimiento, de los más de diez mil que hay en los 81 municipios de la entidad.

El acto con el que arrancó el movimiento parista de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) se desarrolló en una concentración multitudinaria, en la que también participaron integrantes de la sección XVIII del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG).

Contingentes de la región Centro, Acapulco, Costa Chica, Costa Grande, Montaña, Zona Norte y Tierra Caliente iniciaron una marcha en el monumento de Nicolás Bravo, en el lado norte de Chilpancingo.

Caminaron por las avenidas de los Insurgentes, Benito Juárez, Ignacio Ramírez, Miguel Alemán y Juan N. Álvarez hasta llegar al zócalo, en donde los aguardaba la dirigencia encabezada por Gonzalo Juárez Ocampo.

En el recorrido lanzaron consignas contra las reformas educativa y laboral, bajo el argumento de que lesiona conquistas históricas del sector magisterial, por lo que pidieron al gobernador del estado que se pronuncie contra las mismas.

En el mitin participaron representantes del Frente Único de Normalistas del Estado de Guerrero (FUNPEG), quienes llegaron acompañados de sus padres y anticiparon que no van a permitir que al egresar de sus escuelas solamente les asignen contratos y no plazas.

Las represalias no funcionarán

El secretario general de la CETEG manifestó que el movimiento no se detendrá con el amague de que habrá descuentos salariales para los participantes, por el contrario, sostuvo que si esto se lleva a cabo, lo único que lograrán es radicalizar más a los maestros.

Tuvo a cargo la declaratoria del paro laboral indefinido, que se desarrolló después de las trece horas del lunes 25 de febrero.

Tras dicho acto los maestros disidentes retomaron la marcha y caminaron hacia el lado sur de la ciudad, paralizando la circulación vehicular durante varias horas.

Instalaron un campamento en la explanada del Congreso local y otro más en Palacio de Gobierno, en ambos lugares anticiparon que permanecerán hasta que se dé marcha atrás a la reforma promulgada por el presidente de la República Enrique Peña Nieto.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN