2 de noviembre de 2013 / 11:11 p.m.

Escobedo.- Uno a uno, mandos y elementos se presentan ante los vecinos congregados en el punto de reunión. Sin importar el rango, dicen su nombre, cargo y terminan con la frase: "a sus órdenes".

Bajo este esquema opera el modelo Proxpol, o policía de proximidad, iniciado por Escobedo y adoptado ya por 6 municipios metropolitanos.

Apodaca es el último de ellos. El acuerdo entre sus alcaldes permitirá que la guardarraya con Escobedo desaparezca, facultando a las policías de ambos municipios a ingresar en territorio vecino.

“Teníamos algunos problemas en los límites municipales con situaciones que sucedían en Escobedo y se pasaban los delincuentes hacia el municipio de Apodaca. En esta coordinación con la firma de los convenios que tenemos, hemos decido que nuestra policía pudiera llegar a interceptar alguna persona que esté haciendo una situación indebida y que se cruce de municipio”, explicó César Cavazos, alcalde de Escobedo.

Sin la denuncia ciudadana, el modelo está condenado a no prosperar. En las juntas vecinales se insiste para que todos los casos sean reportados a la policía, que inicia el levantamiento y mapea los índices delictivos.

En Escobedo, los delitos han disminuido tras la implementación del programa, a la par que las denuncias se han disparado en un 200 por ciento.

A la par de los avances tecnológicos para combatir el crimen, Guadalupe, San Pedro, Santa Catarina, Cadereyta, García y Apodaca apuestan por una cercanía de sus elementos con la población para erradicar la delincuencia.

“Hoy iniciamos con un primer grupo de 5 unidades y 17 elementos, que para el mes de enero serán 65 ó 70 elementos con el doble o el triple de unidades. No descartamos implementar también el tema de las bicicletas para el recorrido de las calles y las manzanas de cada uno de los fraccionamientos”, señaló Raymundo Flores, alcalde de Apodaca.

La hermandad en el modelo policiaco trajo además un respiro a las colonias de ambos municipios, al suscribir las pandillas de Escobedo y Apodaca un pacto de no agresión.

Jorge Armando, de la pandilla Los Diquis, en Escobedo, reconoció que los pleitos intermunicipales son frecuentes, principalmente por la invasión de territorios que en el lenguaje de estos grupos son una declaratoria de guerra.

No obstante, la presencia policiaca y el acuerdo con sus rivales de Apodaca permitirán, a su juicio, que estos conflictos se terminen. Por lo pronto, ayer dieron otro paso más, al celebrar un inédito torneo de fútbol que, dicho sea de paso, terminó sin contratiempos.

La experiencia de la zona metropolitana será presentada la próxima semana en España por el alcalde de Escobedo, en la ciudad de Castellón de la Plana, donde gobernantes de todo el mundo darán a conocer sus experiencias exitosas en materia de seguridad.

Luis García