18 de febrero de 2013 / 01:53 p.m.

Monterrey • Al avalar los señalamientos de Fitch Ratings sobre su fondo de pensiones, la Secretaría de Finanzas de Monterrey inició un estudio actuarial para determinar las acciones a mediano y largo plazo que eviten un colapso en su sistema de retiro.

Rafael Serna, titular de la dependencia municipal, precisó que el análisis arrojará si es necesario modificar el esquema de aportaciones, o bien, cambiar de modelo para nutrir el fondo que actualmente se ubica en poco más de 730 millones de pesos.

El citado fondo de pensiones quedó al olvido de las últimas tres administraciones municipales, pues desde hace nueve años no se actualiza la información, reveló el funcionario municipal.

“"Nos va a arrojar cuáles son las contingencias que se han incrementado del año 2004 a la fecha, tan pronto tengamos ese estudio actuarial ya podríamos tener una visión más a mediano y largo plazo que es a lo que hace énfasis la calificadora de valores.

“"Es lo que queremos ver en base a ese estudio actuarial, hasta que no lo tengamos, podemos tener una dimensión en tiempos y en número de jubilados, ese número lo podemos tener en unos 30 días más"”, refirió.

Pese a ello, Serna rechazó cuestionar el desaseo que privó en este rubro, no obstante que reconoció la insistencia de la calificadora desde hace años para atenderlo.

“"Son formas, de hecho nosotros estamos tomando la decisión sin que Fitch necesariamente nos hiciera la observación, con la experiencia que hemos visto sabemos que ésos son los puntos primordiales que debemos de tener bien monitoreados"”, comentó.

De no tomar cartas en el asunto, el tesorero de Monterrey aceptó que afectaría las finanzas de la administración y comprometería algunos proyectos, aunque descartó que tal escenario se presente en el plazo inmediato.

“"Afortunadamente en el corto plazo el municipio está hasta ahorita razonablemente cubierto, puesto que tiene un fideicomiso, el cual al 31 de enero, contaba con un fondo de poco más de 730 millones de pesos…con eso de alguna manera le da solvencia a cualquier contingencia que se pudiera presentar"”.

Una vez concretado el estudio y la reestructuración de su sistema de pensiones, Monterrey contempla un impacto directo a su calificación crediticia, ratificada en noviembre pasado por Fitch Ratings en A+ con perspectiva negativa.

“"Podríamos de alguna manera que se dé cuenta la calificadora que estamos al pendiente, y en un momento dado, dependiendo de lo que arroje ese estudio, son las posibles estrategias que tendríamos que tomar, pero repito, serían estrategias con visión de mediano y largo plazo"”, concluyó.

LUIS GARCÍA