9 de enero de 2013 / 12:35 a.m.

Exigen una reunión inmediata con el gobernador y celeridad en las investigaciones, luego de que Viridiana y Jessica llevan cinco meses de desaparecidas.

CUERNAVACA • Madres de las jóvenes desaparecidas Viridiana Morales y Jessica Cerón, iniciaron una huelga de hambre en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Morelos, en protesta a la dilación con que autoridades de la dependencia tratan sus casos y como forma de presión para buscar una reunión directa con el gobernador, Graco Ramírez Garrido Abreú

Al medio día de este martes, los familiares de las jóvenes Viridiana Morales Rodríguez y Jessica Cerón, instalaron en el acceso principal de la fiscalía estatal una casa de campaña, en donde colocaron fotografías de las chicas, así como diversas cartulinas que exigen celeridad en las investigaciones impulsadas por la dependencia y que, según las afectadas, no reúnen las características de eficacia y rapidez.

En entrevista, Angélica Rodríguez Monroy, madre de Viridiana, aseguró que junto con su asesor jurídico y otros familiares han reunido elementos para saber que su hija podría estar viva y que probablemente se encuentre privada de su libertad.

Viridiana despareció el pasado 12 de agosto, luego de que, junto con su esposo, Roberto Altamirano, partió a un campamento para celebrar su primer aniversario de bodas. El cuerpo del joven fue encontrado en un poblado del estado de México, pero el de ella no.

La familia de Viridiana ha recibido llamadas que indican que la joven está viva y podría ser victima de una red de tratantes de personas.

Por el lado de la otra chica desaparecida, Jessica Cerón, el asesor jurídico de la familia, Miguel Ángel Rosete aseguró que la dependencia se ha negado a tomar en cuenta las aportaciones y postas que ellos les han entregado. Jessica desapareció el pasado 13 de agosto y se encontraba en la semana 39 de embarazo. La última vez que fue vista, se sabía que se reuniría con su pareja en un hotel.

"Ellas, llevan más de cinco meses desaparecidas, en los dos casos hay irregularidades, en el actuar de la procuraduría y se cae en omisión", dijo.

Aseveró que no se han visto resultados y "hoy por ello exigimos que el gobernador Graco Ramírez nos atienda; sí hemos tenido reuniones con otros funcionarios, pero en ellas, sólo nos dan atole con el dedo, es puro teatro burocrático, no sabemos dónde están nuestra hijas".

Aseveraron que sólo quitarán el plantón cuando sean atendidas por el mandatario estatal.

David Monroy