20 de agosto de 2013 / 02:20 a.m.

Acapulco de Juárez • Desde las primeras horas del lunes cuatro grupos de mujeres de la Policía Ciudadana de Xaltianguis, efectuaron patrullajes y rondines para reforzar la vigilancia y la seguridad de la comunidad.

Los habitantes de las colonias y las comunidades que comprenden el poblado de Xaltianguis, en el municipio de Acapulco, desde hace tres meses denominaron “Territorio Comunitario” y aseguran que la tranquilidad y la paz regreso al poblado que se ubica a un costado de la carretera federal.

Como se recordará agentes del Sistema de Seguridad y Justicia Comunitaria (SSyJC), agrupados en la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), hace tres meses acudieron a brindar el apoyo a comerciantes que eran extorsionados por presuntos delincuentes.

Desde entonces más de 200 efectivos, todos hombres, conforman la Policía Ciudadana, en esta localidad donde recorren colonias y comunidades, y la seguridad y tranquilidad regresaron al poblado.

Este lunes encabezadas por la primer comandante Silvia Hipólito García, el grupo de 12 Policías Ciudadanas, efectuó retenes y revisiones de vehículos en las principales vialidades del poblado.

"Es nuestro primer día y estamos nerviosas, pero con ganas de continuar reforzando la seguridad de las colonias y para los habitantes de Xaltinguis. Todas las de mi grupo somos amas de casa, y desde ayer responsables de la seguridad, de nuestros hijos y nuestros esposos", dice la primer comandante Silvia Hipólito, mientras le informan que los alumnos del Cebetis, ya salieron de clases.

Mientras que la segunda comandante Lorena Cruz Giles, su hija Diana Macedo Cruz y su esposo Plácido Macedo Adame, ya forman parte de la Policía Comunitaria del poblado de Xaltianguis.

"Estamos en esto por la delincuencia, a todos nos pasó a traer la delincuencia aquí en Xaltianguis. Nosotros vivimos sobre la carretera y nos dábamos cuenta como pasaban las camionetas con hombres armados y encapuchados, a un vecino vimos cómo le balacearon su casa", narra Diana, una joven de 20 años, que orgullosa viste la playera y una escopeta en ristre.

Durante el recorrido las "adelitas" de Xaltianguis paran lo mismo vehículos particulares que del Servicio Público, se despliegan con sus armas y sin perder la comunicación con los mandos del SSY JC.

Suben y bajan por las agostas y empedradas calles de las colonias y comunidades de Xaltiaguis.

-Ándale apúrate para que nos acompañes al rato, le grita Silvia a una Policía Ciudadana que realiza labores domésticas en su domicilio.

-Al rato las alcanzo, le doy de desayunar a mi marido y al rato me uno al otro grupo, le responde.

“Aquí todas vamos por la seguridad. Hay varias de las mujeres que sus maridos están con la Policía Comunitaria, hasta los hijos, todos nos hemos unido queremos la tranquilidad y la paz en el pueblo, viera que bonito se siente poder salir a las siete o nueve de la noche, sin miedo, es lo mejor que nos ha podido pasar".

-Yo nunca me imaginé que iba a estar casada con un guacho, o policía, y menos yo que anduviera así – dice Lorena Cruz, la comandante segundo –, mientras la camioneta avanza por las calles de Xaltianguis.

JAVIER TRUJILLO