26 de febrero de 2013 / 06:53 p.m.

Chiapas • La Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Chiapas inició una estrategia para obligar, bajo presión y amenazas, a pagar a organizaciones en resistencia por los altos cobros de la energía eléctrica desde 170 mil hasta un millón de pesos por familia o comunidades, denunció la organización Laklumal-Ixim y el Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa.

A través de un comunicado, Laklumal Ixim (Nuestro Pueblo de Maíz) precisó que empleados de la CFE visitan casa por casa a los miembros de la resistencia civil, en su mayoría indígenas de la etnia chol, para entregarles los documentos de cobro que, en caso de negarse a liquidar y seguir usando el servicio, se iniciarán procesos penales por robo.

"La CFE amenaza con que, de no realizar su pago y continuar usando el servicio de energía eléctrica, iniciará demandas penales arguyendo que se fundamentarán en lo que establecen los artículos 253, 254 y 368 del Código Penal Federal, pretendiendo equiparar al robo la exigencia y lucha por el derecho a una tarifa justa y acorde con las condiciones de miseria en la que viven la mayoría de los chiapanecos y chiapanecas".

Según Laklumal Ixim, personal de la Secretaría de Desarrollo Social federal se encuentran en contubernio con la CFE, ya que las mujeres beneficiadas con el programa “Oportunidades” son amenazadas con retirarles el beneficio social si no liquidan los exorbitantes cobros.

La organización precisó que "comunidades de la Región Norte-Selva que pagan su servicio de energía eléctrica se encuentran sumamente preocupadas por la decisión de la CFE de aumentar las tarifas de energía eléctrica y el retiro de los subsidios, por lo que las tarifas se han disparado, lo que prácticamente hace imposible el pago".

En ese sentido, Luis Abarca González, miembro del Comité de Derechos Humanos Digna Ochoa, señaló que las tarifas en Chiapas se han incrementado hasta en un 400 por ciento, con promedios de 400 a 800 pesos por vivienda.

Abarca precisó que Laklumal Ixim está conformada por unas dos mil familias, mismas que están recibiendo los oficios de cobro de hasta 170 mil pesos, aunque hay comunidades, como el caso de Nueva Esperanza, a la que la CFE le exige un pago de un millón de pesos por supuesto consumo energético.

Explicó que pese al clima de miedo que pretende generar la CFE, las organizaciones en resistencia se seguirán fortaleciendo y se buscarán las estrategias jurídicas, incluso amparos, para evitar el cobro excesivo de la paraestatal.

Las organizaciones que mantienen la resistencia contra los altos cobros de la energía eléctrica piden la aplicación de tarifas justas.

HERMES CHÁVEZ