19 de septiembre de 2013 / 02:16 p.m.

Cancún Centro • El gobernador Roberto Borge Angulo anunció que conforme a la Ley de Servicio Docente, autoridades educativas comenzaron a levantar actas laborales administrativas a maestros que no respetaron el compromiso de reanudar el martes las clases en esta entidad.

Expuso que "la nueva legislación, en vigor desde la semana pasada, faculta al estado para sancionar a maestros que no cumplan su trabajo. Si los inconformes insisten en rehusarse a no acudir a sus cátedras, este fin de semana comenzarán despidos por incumplimiento y abandono de labores".

El gobernador Borge reiteró que su gobierno cumplió cabalmente su compromiso para llegar a acuerdos con los maestros. "Los propios representantes del comité de lucha aceptaron el compromiso de restablecer clases a partir de ayer, martes 17", expresó.

El mandatario agregó que su postura ha sido invariable, “tender la mano a los maestros para buscar juntos opciones para solucionar sus demandas.

"A pesar de esto y de exhortos para que en sus manifestaciones respeten la ley y los derechos de terceros, instalaciones estratégicas y, sobre todo, al turismo, que es el eje de la economía regional, grupos de maestros mantienen la intransigencia", aseveró.

En un mensaje a la entidad, Borge dijo que a pesar de que la gente ha rechazado las manifestaciones violentas y bloqueo a carreteras, un grupo de maestros radicales insiste en protagonizar esos actos, como ocurrió esta mañana en bulevar Colosio y avenida López Portillo, en Cancún.

El gobernador insistió que los maestros pueden retornar a las aulas y cumplir su obligación de dar clases, sin que eso limite su libertad para expresar su inconformidad en horas libres, sin afectar la educación de miles de niños y jóvenes.

El mandatario reiteró que las autoridades educativas aplicarán la Ley de Servicio Docente, que concede al gobierno del estado a aplicar sanciones pecuniarias en casos de omisión e incumplimiento de obligaciones laborales.

Sin embargo aclaró que "de ninguna manera eso implica cerrar la búsqueda de soluciones. Mi gobierno seguirá abierto al diálogo y leal al compromiso con la educación de niños y jóvenes quintanarroenses, haremos lo necesario para garantizar la reanudación de clases, para no dañar más a la población escolar".

Asimismo advirtió que desplegará todos los recursos legales en defensa de la industria turística, actividad contra la que nadie debe atentar en Quintana Roo, de ella dependen millones de familias y de los recursos que genera, el futuro de las nuevas generaciones.

FERNANDO MERAZ