15 de noviembre de 2013 / 02:54 a.m.

La selección mexicana arribó a Sídney tras un largo viaje desde Los Ángeles, y apenas se bajó del avión, el técnico Miguel Herrera tomó la llamada telefónica con La Afición, un día después de que su equipo consiguió el 5-1 en la ida del repechaje ante Nueva Zelanda.

Luego de probar la miel de la victoria, y de cumplir el sueño de dirigir al Tri, a Miguel se le preguntó si quería continuar en el cargo, ya que el futuro del equipo se decidirá el próximo 2 de diciembre.

"Yo vengo por dos partidos, después me regreso a donde tengo contrato, y después veremos; el miércoles me meto de lleno a la concentración del América para conseguir el bicampeonato".

El timonel explicó que no han tenido mucho tiempo para hablar sobre la victoria obtenida ante los All Whites en el Estadio Azteca, pero lo poco que les ha dicho a sus jugadores es que no deben confiarse por el marcador abultado; por cierto, Miguel repetiría el mismo once de la ida, a menos que alguno de sus pupilos presente lesión o cansancio.

"Los veo con cara de cansancio a todos, el viaje fue pesado, pero aún así estamos con la idea de que todavía falta medio tiempo. Estamos con esa consciencia. Los que iniciaron son los que repetirían, tendremos que ver cómo se encuentran todos", remató el Piojo.

 MINELLI ATAYDE