13 de diciembre de 2013 / 11:56 p.m.

Allende.- En medio de la polémica por la inminente alza en la tarifa de castigo del transporte urbano, el gobernador Rodrigo Medina guardó silencio ayer y evadió a los medios de comunicación para no declarar sobre este tema.

Tras realizar una gira por Allende, el mandatario estatal abandonó el último evento en medio de una valla humana integrada por su aparato de seguridad, y personal del área de Comunicación Social impidió a los medios acercarse a Medina para cuestionarlo.

El gobernador tiene la facultad de avalar la recomendación del Consejo Estatal del Transporte o, en su caso, vetarla y solicitar una nueva revisión a las tarifas.

Aunque ayer se informó al departamento de prensa del Gobierno de Nuevo León que se buscaba una reacción del mandatario a lo aprobado por la Comisión de Costos, Productividad y Calidad un día antes, la respuesta fue negativa.

Medina anticipó desde el pasado jueves por la madrugada que no publicaría ningún alza en las tarifas con tarjeta Feria, pero no abordó el supuesto del aumento a la tarifa de castigo.

Luis García