3 de abril de 2013 / 12:27 a.m.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) canceló el servicio al constatar que los aparatos marcaban variaciones en el pesaje de las maletas, en sus módulos de la Terminal C del Aeropuerto Internacional de Monterrey.

 Apodaca.- • Tras detectar anomalías en la medición, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) inmovilizó dos básculas de la empresa Vivaerobus ubicadas en la Terminal C del Aeropuerto Internacional de Monterrey.

José Aguirre, jefe de Verificación de la dependencia federal, indicó que en un operativo celebrado esta mañana se constató que los aparatos marcaban variaciones en el pesaje de las maletas, por lo que se procedió a aplicar la sanción administrativa.

“Fue atendiendo diversas quejas que se presentaron durante el período fuerte de vacaciones; estas quejas se presentaron tanto en la delegación como en el módulo que tenemos en el aeropuerto; fueron quejas muy frecuentes en cuanto a que las básculas no estaban pesando de manera correcta.

“Se comprobó el día de hoy, por medio de una verificación, ya que al aplicarle un peso de hasta 50 kilos la báscula no mantenía el peso… era inestable, se le llama inestabilidad en la lectura de la báscula”, detalló el funcionario.

Aguirre mencionó que el proveedor de las básculas deberá presentar una serie de requisitos a Profeco que avalen el correcto funcionamiento y confirmarlo en una nueva revisión, trámite que puede durar de 5 a 10 días.

Otra anomalía encontrada a la aerolínea fue que no contaba con los precios de vuelos a la vista del cliente, además de que hubo denuncias en el sentido de que el costo prometido en Internet no era similar al de ventanilla.

“El consumidor no se daba cuenta de los precios y, vamos a decirlo así: según el sapo era la pedrada. Había boletos en la ciudad de México que te los vendían en mil 700 (pesos) y a otra persona se los vendían en 2 mil 500.

“Nos cercioramos de que no tenían los precios a la vista del público, como lo establece la ley, eso se considera una práctica abusiva y se les colocaron sellos de advertencia, para que la gente sepa que ese establecimiento está sujeto a un procedimiento administrativo por esas prácticas comerciales”, refirió.

Profeco instaló seis calcas de advertencia en las taquillas de venta y mostradores de la compañía, a fin de avisar a los usuarios de esta situación.

La dependencia federal invitó a los ciudadanos que se hayan visto afectados por la empresa a presentar su denuncia vía electrónica, personal o, incluso, por teléfono para atender a la brevedad los casos registrados.

LUIS GARCÍA