REPORTAJE POR LETICIA FERNÁNDEZ
14 de junio de 2013 / 02:03 p.m.

México• En la rejilla de prácticas del juzgado 66 penal, José de Jesús Álvarez Martínez agotó su defensa. En el último día que tuvo para presentar pruebas de su inocencia le rogó al juez que analizara el expediente. Reiteró su falta de apodo, el domicilio ajeno, los verdaderos nombres de sus padres.

“Soy inocente, porque no estuve en el lugar de los hechos, porque la persona responsable se llama José Álvarez Martínez, El Oscuro, y mi nombre es José de Jesús Álvarez Martínez y no tengo apodo, para demostrarlo presenté diversos documentos.

“La mamá de José Álvarez Martínez se llama Rebeca, vende quesadillas y vive en la calle de Azalea, en Coyoacán. Mi mamá es María Eva, no vende quesadillas y siempre ha vivido en la colonia Barrio Norte.

“Yo le pido a su señoría que analice cada prueba que fue ofrecida y además reiterarle que ninguna de las personas que se presentaron y me tuvieron a la vista me reconocieron como la persona que privó de la vida a una persona”, explicó en su declaración, de la cual MILENIO tiene una copia.

Sin embargo, José de Jesús recibió sentencia condenatoria de 7 años de cárcel por el asesinato de Édgar Raúl Ortiz Peña en 2004.

La misma súplica la hizo por escrito a los magistrados de la séptima sala penal del Tribunal Superior de Justicia del DF. Decidió narrar los hechos de puño y letra para tratar de sensibilizarlos, pero no obtuvo nada.

El magistrado Javier Raúl Ayala Casillas fue enfático al establecer la responsabilidad penal en la Toca 189/2012. Tras el análisis del expediente, estableció que durante el juicio se acreditó la presencia de José de Jesús, la madrugada del 19 de septiembre de 2004, en la calle Azalea, donde murió Ortiz Peña.

Sin embargo, en el apartado donde se explica la culpabilidad nunca se establece la acción específica que tuvo José de Jesús, solo se hace una narrativa de cómo se registró una riña colectiva en la que habrían participado cerca de 25 hombres.

Y es que en la calle de Azalea, en la colonia Ejido Viejo de Santa Úrsula, Coyoacán, convergieron jóvenes que provenían de una fiesta familiar, los tripulantes de un taxi y los amigos de Édgar Raúl Ortiz Peña.

“El hoy sujeto activo —José de Jesús— estaba en compañía de otros (tres ya procesados y otros prófugos de la justicia); a la altura de las calles Azalia y Bordo, después de que el ofendido Édgar, en compañía de unos familiares y amigos, venían de una fiesta pasa un taxi y sus tripulantes los agreden verbalmente.

“Édgar y otros dos amigos corretean al taxi, donde venían cuatro sujetos que chiflaron, saliendo varios sujetos (aproximadamente 25) de la calle de Azalea y empezaron a golpear (…) El sujeto activo actuó de manera conjunta”, según la interpretación del magistrado.

En la sentencia, que fue avalada por unanimidad por otros dos magistrados, se omitió la hipótesis del MP en el sentido de que habría sido José Álvarez Martínez, El Oscuro, la persona que golpeó la cabeza de la víctima con una botella de vidrio, provocando la lesión mortal.