25 de abril de 2013 / 11:35 a.m.

Iturbide • Una experiencia inolvidable fue la que vivió Lupillo Rivera la tarde de este miércoles al cumplir la promesa que había hecho tras la muerte de su hermana Jenni Rivera, hace poco más de cuatro meses.

El llamado “"Toro del Corrido"” visitó el lugar donde ocurrió el avionazo el pasado 9 de diciembre para despedirse una vez más de su hermana.

“"Todavía no lo creo, esto ha sido muy bonito, ahora sí que como es mi hermana, ‘inolvidable’. Estoy tranquilo, doy gracias a Dios por darme la fuerza, yo tenía el plan de venir acá donde mi hermana dio su último suspiro y compartir un rato con ella"”, dijo entre sollozos Lupillo Rivera.

“"Subí para platicar de algunas cosas a solas con ella, algunas cosas que no les puedo compartir por obvias razones"”, dijo entre sollozos Lupillo Rivera.

Acompañado de su ingeniero de audio Isaí, Lupillo Rivera arribó cerca de las 09:55 horas al Aeropuerto Internacional de Monterrey procedente de la ciudad de Los Ángeles, California, donde lo estaba esperando su representante Paty Chávez.

Rápidamente abordó una camioneta que lo trasladaría hasta el municipio de Iturbide, donde además buscaría entablar una negociación para adquirir el terreno donde se ubica la cruz en honor a la cantante.

Don Rosendo Rodríguez Rodríguez, dueño del predio, ya lo esperaba en su domicilio ubicado cerca de la cabecera municipal para platicar de manera personal.

“"Yo tenía la intención de venir a comprar el terreno y dárselo a mis sobrinos pero el señor Rosendo dice que no vende, el terreno es de él y hay que respetarlo pero me dio su palabra que iba a donar el pedazo donde está la cruz de mi hermana; para mí eso es algo muy especial"”, agregó.

Durante la negociación dos velices fueron bajados de la camioneta en donde se trasladó el artista, y aunque aseguró que éstos no contenían dinero en efectivo, esto no se pudo constatar.

Y es que tanto el dueño del predio como Lupillo aseguraron que no fue una venta la que concretaron, sino un acuerdo para que la familia pueda tener acceso libre a este lugar siempre y cuando cercaran un perímetro aproximado de media hectárea.

Después de 30 minutos Lupillo, y la hija mayor de don Rosendo, Hilda Rodríguez, se encaminaron hacia el rancho Los Tejocotes para cumplir con la visita que prometió hacerle Lupillo a Jenni.

A pesar de tener la rodilla lastimada, “"El Toro del Corrido"” caminó más de un kilómetro y medio con la idea de poder soportar el dolor que lo embarga desde hace cuatro meses.

A tan sólo unos metros de llegar a la cruz, Lupillo Rivera fijó su mirada hacia arriba y al ver a lo lejos la cruz de Jenni un llanto incontenible se apoderó de él.

Ya un poco más tranquilo, el intérprete colocó dos ofrendas en la cruz, una de ellas la gorra que él traía puesta y un póster de la película “"Filly Brown"”, donde Jenni Rivera debutó como actriz.

Antes de descender solicitó a los medios de comunicación y al equipo de trabajo que lo acompañaron, estar unos minutos a en el lugar para despedirse de Jenni.

ÉDGAR LEAL Y ROBERTO REYES