28 de marzo de 2013 / 03:47 p.m.

José María Basanta destacó la "experiencia inolvidable" que vivió en su primera convocatoria a la Selección argentina y remarcó: "Nunca me conformo y quiero más".

En diálogo con ESPN Radio en Rivadavia, al regreso de La Paz, dijo que "el saldo es positivo", porque están "muy cerca de la clasificación" para el Mundial de Brasil 2014.

Admitió que "siempre quiere ganar, pero dadas las circunstancias del partido fue bueno el resultado", tras el 1-1 ante Bolivia en los más de 3000 metros de altura.

"Si bien en México juego en lugares con altura, no fue lo mismo. Sabíamos que teníamos que ser inteligentes y plantear en lo estratégico un partido muy panificado.

"El mareo y el ahogo iban a estar porque es normal en la altura, post partido, no tuve ningún síntoma complicado, más allá de un poco de mareo. Todos sentimos lo mismo y, en el segundo tiempo, al cambiar el aire fue un poco más fácil. La estrategia que armó el profe fue muy buena.

"Teníamos tubos de oxigeno para poder recuperar el aire y sentirnos mejor", contó el defensa de Rayados sobre los efectos sufridos en La Paz. Y aclaró sobre Messi, quien según medios bolivianos había estado vomitando: "Tuvo los mismos síntomas que todos, dolor de cabeza, mareos, pero vómitos no hubo".

"Fue una semana fundamental para mí, todos los días tenés que rendir examen y si me vuelve a tocar la oportunidad estaré. La ilusión y el deseo siempre está", reiteró sobre esta primera convocatoria a la Selección.

"Lo importante era que me conozcan, nunca me conformo y quiero más. Ahora quiero mantenerme, aunque no es fácil", mencionó Basanta.