10 de febrero de 2013 / 05:31 p.m.

Monterrey.- No iremos a tocadas de particulares, sólo si hay un contrato de por medio”, es una de las precauciones que tomarán las agrupaciones regio-colombianas, luego de conocer el secuestro y asesinato de los integrantes del grupo Kombo Kolombia tras asistir a una tocada en el paraje Potrero Chico, en Hidalgo, Nuevo León.

Aparte de afectar a los grupos locales por el desprestigio que acarrea un suceso de esta naturaleza, las presentaciones que habitualmente tienen estos conjuntos en los diversos lugares de la ciudad también se verán perjudicadas.

“En parte lo que pasó (asesinato de los 17 integrantes del Kombo Colombia) sí nos afecta bastante, pero pienso que debemos cambiar nuestra forma de trabajar para con la gente.

“Para esto hay que trabajar previa firma de un contrato, algo muy diferente en como lo veníamos haciendo, es muy importante el saber con quién se va trabajar”, sostuvo Javier López, líder de la agrupación Reyes Vallenatos, uno de los grupos más populares de la región, en la que por cierto, perteneció Carlos El Vallenato Sánchez, vocalista del Kombo Kolombia.

Además de la enseñanza, el multihomicidio brinda la oportunidad de tomar previsiones por las dificultades que acarrea acudir a una presentación sin previo contrato.

“Te aseguro que hay que tomar medidas en todo, y siempre hacerlo con un contrato, y buscar una casa de representaciones en un momento determinado”, sostuvo López.

Sobre la posibilidad de abandonar el medio, el cantante reconoce que tomará un descanso y retomará su carrera al paso del tiempo.

“La agrupación de Los Reyes Vallenatos continúa, pero por respeto, y ciertamente previsión, estamos en un proceso de descanso pero hay que cumplir con los contratos que tenemos y seguir trabajando buscando otro tipo de plataformas de trabajo, otro tipo de relación y toda la gente que nos sigue siempre va ser la misma”, expresó el cantante.

Por otra parte, Servando Monsiváis, ex músico y locutor de radio, mencionó que la crisis de inseguridad le ha afectado a la escena musical en todos los sentidos, y en especial, al de la colombiana.

“Ya antes habían pasado hechos violentos en algunas presentaciones, recuerdo la del Sabino Gordo o la del baile en la colonia CROC, el caso es que los grupos van hacia donde hay tocadas y les paguen.

“Ahora, claro que cambiar la manera en cómo se contratan los grupos y esto debe de ser de una manera formal, para mayor seguridad, aunque esto sea una causa de que se pierdan más ingresos”, sostuvo Monsiváis.

LORENZO ENCINAS