25 de febrero de 2013 / 02:06 p.m.

Monterrey • Para Ricardo Padilla, autor intelectual del Paseo Edison, el parque es una muestra de que con un poco de cariño se puede transformar todo un entorno, que en las actuales condiciones de la metrópoli, significan sanear la ciudad que está enferma por la violencia y la inseguridad.

“Nosotros, en el despacho, como diseñadores y conceptualizadores de esta idea, echamos a andar una serie de aspectos o teorías que tienen que ver con el urbanismo social que se viene practicando en diversas partes del mundo, incluyendo a Medellín, Colombia”.

El urbanista dijo que desde el proyecto del nuevo parque se realizó un diagnóstico cuidadoso de la parte social, es decir, de demografía de la comunidad para diseñar una respuesta donde precisamente participara la gente del entorno, para ejecutar obras de uso común para la comunidad y para la convivencia.

“"Porque en el fondo, la forma de sanación de la ciudad, de nuestra ciudad que está enferma por los asuntos de inseguridad, la compostura viene de combatir los males con la comunidad, con la convivencia"”, dijo el especialista.

Las lecciones de otras ciudades, dijo, dejan la enseñanza de que el magnetismo comunitario es lo que beneficia.

Padilla destacó que la visión que tuvieron FEMSA y Oxxo, así como Grupo Senda y otras compañía e instituciones, incluyendo agrupaciones sociales y universidades desembocó en la creación de un bien social que está irradiando el sector.

“Pero hay algo muy importante aquí, el paseo no es solamente esa parte física que se palpa, hay una parte quizás intangible que es un programa humano de actividades, un programa de acciones y actividades con la comunidad que impulsan los gobiernos y las empresas”.

Esto del sentido de comunidad, dijo el arquitecto, no es más que volver al sentido natural e inherente de los pueblos mexicanos, para dejar esas formas de aislamiento, de encapsularse entre paredes, ante el televisor o la computadora, e incluso en el automóvil.

Padilla expresó que a estas alturas es comprensible el aislamiento porque la inseguridad es tal que los vecinos entre sí pueden llegar a temerse.

“"Obviamente la inseguridad crea también aislamiento porque uno cree que todos los vecinos te van a hacer daño, porque la violencia diluye los nexos sociales y eso hace que cada quien se encierre en su casa, sin querer saber nada de la calle"”.

Sin embargo, Ricardo Padilla refirió que con el Paseo y en general con el Polígono Edison se logró la hipótesis de trabajo que era sacar a los niños y a los jóvenes de sus casas y a la gente mayor para que interactuara y conviviera en el espacio público.

“"Nosotros sostenemos que las grandes ciudades del mundo que crean la comunidad humana lo logran gracias a que generan, como los tres valores de la Revolución Francesa: libertad, que es fundamental para la convivencia humana, la igualdad, para la justicia, y la fraternidad, que es el cariño natural, fraterno entre los seres humanos"”.

Dijo que el equipo del parque que involucra todo un polígono se siente satisfecho porque la obra social comienza a dar frutos.

“"Cuando empezamos, hace unos años, a propuesta de FEMSA y Oxxo, en el primer análisis nos dimos cuenta que había una especie de mosaico variopinto, situaciones de clases sociales, ciertos rencores, rencillas, calles impenetrables para unos y para otros, es decir, con importantes distancias y diferencia"”.

Por ello, mencionó, se trazó un corazón en el polígono de las colonias para establecer que nadie es dueño particular del espacio.

“"No te voy a decir que ya se cumplió al cien por ciento, pero en el plan que hicimos este es un punto importante de los 10 que hay; otro punto tiene que ver con el rescate que se hace de la plaza San Antonio de Padua"”.

ALEJANDRO SALAS