15 de enero de 2013 / 12:04 a.m.

El gobernador de Morelos dijo que "es una campaña de lodo" y a cuatro días de haber sido señalado como beneficiario de “donaciones”, reiteró que iniciará acciones jurídicas por las vías penal y civil.

 

Cuernavaca • El gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú, atribuyó su inclusión en el escándalo de sobornos de la empresa Walmart a la "disputa interna" que se mantienen los socios del consorcio, y a los deseos de sus enemigos políticos de "hacerlo fracasar" en su trabajo como mandatario estatal.

A casi cuatro días de haber sido señalado como beneficiario de "donaciones" por un poco más de 2.1 millones de dólares por parte de la empresa Walmart, que ha sido evidenciada como generadora de sobornos en diversas partes de Latinoamérica para evitar que sus inversiones sean frenadas para no cumplir con la legalidad, el gobernador de Morelos, reiteró que iniciará acciones jurídicas por las vías penal y civil, como estrategia para que se conozca quién o quiénes están detrás de las calumnias.

El jueves de la semana pasada, un portal político de la ciudad de México, reprodujo un supuesto correo electrónico donde se asevera que Graco Ramírez, junto con otras autoridades y políticos mexicanos, fueron beneficiados para interceder en varios estados del país, para favorecer o interceder por Walmart.

En el correo difundido se habla del perredista, que es identificado como "Congressman", lo cual es una "mentira absoluta" porque entre 2003 y 2005, "no era legislador... Era presidente del PRD en Morelos y luego me incorporé al comité nacional del PRD... Y tampoco era intermediario o responsable de ese tipo de actividades en el gobierno (del DF) de (Andrés Manuel) López Obrador. E insistió: "Nunca me he reunido con Wal-Mart".

Aseguró que, pese a las insistencias del Vicepresidente de Walmart en México, Luis Gómez, "jamás acepté reunirme con ellos, a pesar de su insistencia". Relató que, en al menos cuatro ocasiones, rechazó la invitación del consorcio para platicar debido a que se encontraba ocupado en su transición como precandidato-candidato del PRD al gobierno del estado.

Recordó también que "una noche, al salir de una cena", "un conocido mío, que ya no trabaja en Walmart, me presentó al señor Luis Gómez, Vicepresidente en México (de Walmart) y le dije, exactamente, palabras más, palabras menos: "Me da mucho gusto conocerlo... Tenemos interés en platicar con usted, tenemos muchas inversiones en Morelos, queremos reunirnos con usted"... Y yo le dije: Mire usted, en este momento yo estoy en campaña... Voy agradecerle mucho que si el resultado me favorece, nos reunamos... Pero por ahora no quiero tener ninguna reunión, en este momento porque además debo decir, con todo respeto, que tengo serias observaciones que hacerles de cómo se han conducido en la construcción de tiendas en nuestro estado... Yo estoy de acuerdo en que inviertan, pero vamos a poner reglas".

El perredista insistió que su inclusión en el escándalo, es el resultado de una "campaña de calumnia y lodo" que enderezan sus enemigos políticos, que de negó a revelar, aunque subrayó que éstos aprovechan la confrontación que prevalece al interior del Consejo de Administración de Walmart en Estados Unidos precisamente por el casos de sobornos en estos países. En México también.

Con respecto al correo electrónico supuestamente con origen en un consejero de la empresa, el mandatario informó que el texto fue traducido de forma total por un especialista y perito, que "en ningún lado encontró que dijera que yo había recibido dinero". Por lo que aseguró que las denuncias civil y penal contra la empresa obligará a que se conozcan los intereses y autores de las versiones, sobre todo los que están en la arena política y buscan su desprestigio y evitar que se cambie el orden de las cosas en Morelos, acotó.

David Monroy