29 de mayo de 2013 / 06:19 p.m.

El tenista argentino Horacio Zeballos dijo que intentará reeditar "la hazaña" de ganar al español Rafael Nadal en la última edición del torneo de Viña del Mar en su partido de segunda ronda de Roland Garros, frente al suizo y noveno favorito Stanislas Wawrinka.

"Voy a intentar repetir la hazaña de Viña del Mar", comentó el de Mar del Plata, de 28 años y 46 del ránking mundial, tras eliminar al canadiense Vasek Posposil por 7-6(9), 6-4, 6-7(4), 2-6 y 8-6 en 3 horas y 48 minutos, en un partido que se interrumpió ayer por falta de luz en la tercera manga, cuando el argentino solo necesitaba tres puntos para cerrar el encuentro.

Zeballos se alzó en Viña del Mar con el trofeo al derrotar a Nadal en la final, que acababa de regresar de un parón de siete meses por problemas en la rodilla. Entre bromas, en la sala de prensa, explicaba que aún no sabe cómo logró hacerlo.

"No lo sé, jugué el partido de mi vida. Estaba muy suelto, no tenía ninguna presión", comentó Zeballos, quien dijo que aún mira la repetición de ese partido de vez en cuando para encontrar motivación.

"Para darme confianza, intento ver el partido con Rafa bastante seguido y me digo: '¿por qué no puedo jugar siempre como ese día?'", dijo entre risas.

Ante Wawrinka, Zeballos intentará saltar a la pista sin presión, sabiendo que contra jugadores del máximo nivel, la presión no está de su lado.

"Él tiene la presión de ganar y no yo", dijo el argentino, que cree que Wawrinka despliega un juego que le va bien porque "se va para atrás, juega profundo y tira revés a una mano".

Sobre su partido de primera ronda, reconoció que ayer, martes, quería que se interrumpiera el partido así que, cuando se negociaba si seguir o no, se puso la chaqueta e hizo el gesto de guardar la raqueta.

"Esa me la enseñó mi viejo hace muchos años", agregó Zeballos, que reconoció que se sentía "jugando muy bien, pero él estaba muy sólido".

Durmió tranquilo, sabiendo que tenía ventaja y que un partido a cinco sets es largo, muy largo.

"Si pierdo el cuarto set, a seguir luchando en el quinto", se dijo el argentino, que reconoció que "hoy fueron más grandes las ganas de ganar que el tenis que estaba jugando".

"No saqué mi mejor tenis, pero aguanté para poder quebrar en el momento oportuno", dijo Zeballos, quien volvió a tirar de sorna para asegurar que en cualquier partido "la clave está en el último punto, es el más importante".

Con la victoria de Zeballos, tres argentinos han logrado acceder a segunda ronda de Roland Garros.

Federico Delbonis eliminó al alemán Julian Reister y se cruzará con el ruso Mijail Youzhni, 29 favorito, mientras que Guido Pella, que derrotó en cinco sets al croata Ivan Dodig y se enfrentará contra el serbio Novak Djokovic, mejor tenista del mundo.

En el cuadro femenino, la argentina Paula Ormaechea se clasificó el pasado lunes para segunda ronda al superar a la alemana Tajana Maria y se medirá contra la kazaka Yaroslava Shvedova.

Agencias