27 de agosto de 2013 / 12:51 a.m.

Villahermosa Centro • Al menos un millar de maestros de Tabasco instalaron un campamento permanente frente a la Quinta Grijalva, residencia oficial del gobernador Arturo Núñez, en el inicio de la segunda semana sin clases en el estado, en demanda de la renuncia del titular de Educación, Rodolfo Lara Lagunas.

Medio millón de alumnos se ven afectados por este paro, aunque el gobierno sostiene que algunos profesores sí acudieron este lunes a las escuelas, en tanto los tres líderes que componen la Alianza Magisterial aseguraron que el 85% de los planteles educativos están paralizados.

Como parte de una estrategia para no ser despedidos, los trabajadores de la educación acuden a los planteles y reciben a los alumnos, pero no imparten clases. En tanto, los delegados sindicales que suman medio millar son los que pernoctarán frente a la casa oficial, vigilados de cerca por elementos antimotines.

Rafael Burelo Gurría, dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación (SITET), aseguró que la protesta no es un capricho de los líderes sino una respuesta a la negativa del titular de Educación Rodolfo Lara Lagunas, a discutir la necesidad de plazas de maestros y beneficios de vivienda, entre otros.

ANTONIO VILLEGAS