19 de enero de 2013 / 04:33 p.m.

México  La suspensión a un ramal durante un mes por parte de la Secretaría de Transportes y Vialidad del DF es insuficiente para reducir los accidentes de microbuses, por lo que deben implementarse otro tipo de medidas, que, además, se incluyan en la ley, para evitar percances que en 2012 dejaron 52 muertos y 216 heridos.

Así lo consideran líderes de concesiones de microbuses y especialistas en transporte, quienes señalan que la implementación de más corredores viales y el apoyo para cambiar unidades son medidas adecuadas para evitar accidentes.

Jesús Padilla, especialista en transporte urbano y presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, dijo que las medidas implementadas por el gobierno local, en conjunto con los concesionarios, que lograron el cambio de 3 mil 800 microbuses y la puesta en operación de 10 corredores, ayudaron a reducir 25 por ciento los percances.

Sin embargo, aseguró que hacen faltan más medidas, como implementar corredores de mediana capacidad en vialidades donde no sea necesaria la operación con autobuses, en los que se pueden introducir minivans.

“Los transportistas, sobre todo aquellos que tiene microbuses, saben que hay que cambiar, que esas unidades han quedado rebasadas en todos los sentidos, en seguridad, confort y servicio”, dijo Padilla.

Rufino H. León, secretario de Transportes y Vialidad, anunció el pasado 10 de enero que ya preparan nuevos lineamientos en el esquema de sanciones, con los que se busca fortalecer la seguridad del usuario y del peatón.

Dijo que una de las cuestiones que se busca es el pago inmediato de la indemnización cuando se ocasione un accidente.

También aseguró que continuará la suspensión de los ramales, pero ahora se impondrán otras medidas como la firma de una carta compromiso para cambiar los microbuses.

También se deben aplicar otro tipo de exámenes para las personas que buscan ser operadores de transporte público, como los sicológicos.

Encarnación Juárez, presidente de la Asociación Movilidad y Progreso, dijo que en los seis años pasados se privilegió la negociación y el acuerdo por encima de todo, porque había una carencia de alternativa de transporte público y actualmente hay una política en materia de movilidad, pero es necesario hacer más cosas para beneficiar a la ciudad y sus habitantes.

Dijo que una propuesta es que los castigos para los transportistas sean indefinidos y obligar a la ruta a cambiar sus unidades.

Mario Islas, presidente de la empresa Grupo Empresarial Viga-Tepito, conformada por microbuseros, dijo que luego del cambio los accidentes se redujeron 98 por ciento, sobre todo los ocasionados por fallas en el mantenimiento de las unidades.

“La nueva política del gobierno capitalino de darle impulso a la renovación del parque vehicular es adecuada, pero necesita un empuje mayor ahora que se tiene un programa de 40 corredores”, dijo.

“Como socios, los transportistas cambiamos a algo que pensamos que era el mejor vehículo, los microbuses, pero quedaron rebasados y ahora estamos comprometidos con el cambio y con la reducción de accidentes, porque una vida no se sustituye con nada”, puntualizó.

— ILICH VALDEZ