27 de junio de 2013 / 01:41 p.m.

Guadalajara • Transcurría el 21 de junio del presente año. Andrés Barba y Luis Antonio Ortiz Guerra acudieron a Plaza Ciudadela, sitio donde sucedió algo que derivó en su desaparición cerca de las 3:30 de la tarde.

A casi una semana del hecho, el padre de Luis Antonio no descarta que el joven que asegura lleva por nombre Andrés Vega Tovar y cuya fotografía con un arma ha comenzado a circular en las redes sociales, tenga que ver con la desaparición de los adolescentes, y es que por primera ocasión da a conocer que no hace mucho tiempo hubo una discusión entre ellos.

"Tuvieron un acontecimiento en el que parece hubo una fricción, que este muchacho insultó a mi muchacho, pero ese acontecimiento fue hace dos años y no se que más haya pasado, puede ser que haya actuado este muchacho, no se cuales hayan podido ser sus sentimientos", explicó el padre de Luis Antonio Ortiz.

Sobre el contacto que ya estableció la fiscalía general con los padres del muchacho, indicó que es positivo y que espera que pronto los dos jóvenes estén de regreso con sus familias: "Bien, para que las cosas se pudieran aclarar y diera buenos resultados, tal vez ahí hubiera algo de información o pudiera salir algo".

Mientras tanto, la búsqueda de ambas familias continúa. Hoy, sus fotografías han sido compartidas cientos o tal vez miles de veces mediante las redes sociales, además que se han colocado una serie de mantas en diferentes puntos de la zona metropolitana de Guadalajara.

Por su parte María, madre de la pequeña Nancy, relató cómo fue que su hija les fue arrebatada cerca de las 9:00 de la noche del pasado sábado por un par de sujetos:

"Dos sujetos me detuvieron, me hicieron una pregunta, después comenzaron a decirme que la niña estaba muy bonita, cuando yo agarro a mi bebé y me hago hacia un lado, me aventaron y me la arrebataron, entonces se fueron corriendo a un carro blanco que los estaba esperando".

Ahora los minutos al interior de su hogar se hacen más largos, las palabras de consuelo de familiares y amigos son insuficientes, lo único que desea, es que su hija regrese sana y salva.

"Le pido mucho a Dios por mi chiquita para que me la regresen, porque es un martirio para mí estar sufriendo mucho por ella, por mi chiquita, yo confío en el trabajo que están haciendo las autoridades", señaló Juan Ramón Palacios, padre de Nancy.

Mientras tanto, la fiscalía general de Jalisco asegura que la alerta Amber es una medida positiva, que no debe existir pánico y que hay confianza en que las investigaciones pronto arrojen resultados positivos.

Lo cierto es que cada uno de los familiares de los desaparecidos aún no logra asimilar porqué las cosas se dieron de esta manera.

MAURICIO PEREZ