16 de agosto de 2013 / 03:37 p.m.

México y Morelia • Los 41 integrantes de la policía comunitaria de Aquila que fueron detenidos por las fuerzas federales el miércoles pasado en Michoacán, comenzaron a rendir declaración en la Procuraduría General de la República (PGR) en calidad de indiciados.

Lo anterior, porque se les encontró en posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Autoridades ministeriales indicaron que los sospechosos ingresaron a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) durante la madrugada.

El agente del Ministerio Público federal los comenzó a interrogar sobre el origen de las armas de fuego, motivo por el cual se inició una averiguación previa por su presunta responsabilidad en el delito de violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Indicaron que en las próximas horas se determinará la situación ministerial de las personas, es decir, se definirá si se les deja en libertad, arraiga o consigna a un penal federal.

Respecto a las cuatro personas que también fueron detenidas ayer, junto con los 41 que están en SEIDO, dijeron que estos fueron internados en el penal de Mil Cumbres, en Michoacán, debido a que contaban con orden de aprehensión.

Se trata del líder comunitario Agustín Villanueva, sobre quien pesan los procesos penales 5/2013, 6/2013, 7/2013 y 8/2013 por los delitos de robo calificado, violación de domicilio, secuestro y lesiones calificadas.

En tanto, Juan Manuel Ramírez enfrenta el proceso 06/2013, por el delito de violación de domicilio; Salvador Martínez Cárdenas tiene el 7/2013 y el 06/2013, por secuestro, lesiones calificadas y violación de domicilio, y Guadalupe Magaña Orozco enfrenta el 7/2013, por secuestro y lesiones calificadas.

El antecedente

El pasado 7 de marzo, el Ejército mexicano detuvo a 34 personas que pertenecen al grupo de autodefensa de Buenavista Tomatlán, en Michoacán, quienes presuntamente fueron armadas por el cártel de Jalisco Nueva Generación, agrupación delictiva ligada al capo Joaquín El ChapoGuzmán.

— RUBÉN MOSSO Y FRANCISCO GARCÍA DAVISH