13 de junio de 2013 / 12:36 p.m.

México y Tabasco • La Procuraduría General de la República interrogó por más de 12 horas, en calidad de testigo, al ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, en torno a un desfalco de mil 900 millones de pesos durante su gestión.

Hasta el cierre de la edición, Granier continuaba declarando en la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), y su situación jurídica no se había definido.

Granier se presentó de forma voluntaria, acompañado de su abogado Eduardo Luengo Creel, a pesar de que no se le llamó a comparecer, pues la denuncia que presentó el gobierno de Tabasco en PGR no lo menciona como responsable del desvío de recursos del estado y de participaciones federales.

El ex gobernador tuvo acceso a toda la averiguación previa que se integra por estos sucesos.

Horas antes de su llegada a la SEIDO, se reunió con su equipo de defensores y expresó a los medios de comunicación que tenía miedo de ir a Tabasco, porque está amenazado por el crimen organizado.

“"Mi deseo es ir a Tabasco, yo no tengo nada que ocultar pero tengo que ir ante las autoridades que me requieran para hacer mis declaraciones pertinentes, por eso mi decisión de regresar. Fui a Estados Unidos por cuestiones de que iba a tomar unos meses sabáticos, traigo una amenaza del crimen organizado en Tabasco, es público, señores, yo combatí al crimen organizado con toda la fuerza y traigo una amenaza, estoy solo..."”

—¿De quién es la amenaza?

—Del crimen organizado, me lo dejaron muchas veces en los puentes, trataron de atentar contra la guardia, mejor dicho atentaron contra la guardia de mi hijo, atentaron contra la guardia de mi hija, entonces no es cosa de la casualidad de quererme haber ido; la distancia política con el nuevo gobernante es sana, tengo un problema de salud severo que no me atendí en su momento y lógicamente la amenaza que priva sobre mi vida...

A las 10:00 horas llegó a la SEIDO.

Persecución

Andrés Granier entregó a la PGR su declaración por escrito, en donde culpó al PRD de desplegar una campaña de desprestigio y descalificación, y de emplear las instituciones y leyes penales con un ánimo persecutorio en su perjuicio.

Subrayó que no dio lugar a tramas financieras o empresariales que fueran el medio para la realización de conductas perjudiciales del patrimonio público de Tabasco.

Destacó que el PRD, de acuerdo con su naturaleza y fines, tiene propósitos definidos de permanecer en el ejercicio del poder estatal, en perjuicio de la alternancia política.

“"Por esta razón, de manera inmediata a la asunción del poder por parte del gobernador en turno (Arturo Núñez), se ha desplegado una campaña de desprestigio, descalificación que ha tenido una buena divulgación en los medios de comunicación"”, enfatizó.

Sin acusación formal

La Procuraduría General de Justicia de Tabasco informó que Andrés Granier es investigado por la supuesta comisión de delitos de peculado y ejercicio indebido del servicio público; sin embargo, el abogado defensor del ex mandatario de Tabasco negó que exista una acusación formal.

En entrevista para Telereportaje, el fiscal Fernando Valenzuela puntualizó que está abierta la indagatoria DGI-67/2013, por la cual Granier fue citado a declarar en calidad de indiciado para el próximo viernes a las 18:00 horas.

La notificación fue publicada este miércoles en un diario local, y replicada en noticiarios electrónicos del estado.

Valenzuela informó que contactará al defensor de Granier, Eduardo Luengo Creel, para ofrecerle todas las garantías de seguridad y de derechos humanos si decide atender el citatorio en Villahermosa, incluso, unidades blindadas y custodia desde su llegada al estado.

En tanto, Luengo Creel aseveró que no existe proceso penal alguno contra su cliente y que las acusaciones solo forman parte de una “"venganza política"”.

El litigante adelantó que Granier permanecerá en México hasta que se aclare este caso, e insistió en que su cliente está dispuesto a aportar todas las pruebas que estén a su alcance para probar su inocencia.

La defensa aclaró que podrían solicitar un amparo solo si no se respetaran las garantías del ex mandatario tabasqueño.

Más tarde, la oficina de comunicación social de Granier envió un comunicado en el que especificó que el motivo de la visita del ex mandatario a la SEIDO fue para aclarar las acusaciones que se han vertido en medios de comunicación.

Durante el día policías ministeriales de la Procuraduría General de la República pretendían hacer cateos en las casas de la familia Granier y de funcionarios de su gestión.

Uno de los inmuebles se ubica en el fraccionamiento Real del Sur, que presuntamente pertenecía a Mariana Calles Granier, hija del ex mandatario. Vecinos y personal de seguridad de la zona dieron fe de que la mujer vivía ahí; sin embargo, hace más de un año la rentan a un doctor.

Autoridades locales indicaron que realizarán inspecciones en diversas casas.Cerca de las 22:00 horas de ayer, la juez segundo de distrito dictó auto de formal prisión contra el ex tesorero José Manuel Saiz; sin embargo, su defensor, Xavier Olea, manifestó que su cliente tiene plena confianza en su trabajo.

Indicó que de acuerdo con ley tiene 15 días para presentar un amparo, mismo que integrará todas las pruebas necesarias para que el ex secretario de Finanzas obtenga su libertad.

RUBÉN MOSSO, ISRAEL NAVARRO Y ANTONIO VILLEGAS