EUGENIA JIMÉNEZ
16 de agosto de 2013 / 09:33 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició un expediente de queja por el presunto abuso de autoridad y violaciones a derechos humanos por parte de policías e inspectores municipales, quienes de manera arbitraria y violenta desalojaron a un grupo de vendedores ambulantes del Centro Histórico de la ciudad de Tijuana, Baja California.

Conforme al escrito de queja hecho llegar el pasado 9 de agosto a la CNDH por los agraviados, los hechos ocurrieron el 30 de julio del 2013, cuando en un operativo de vigilancia, implementado por policías municipales e inspectores de la Dirección de Regulación Municipal de Tijuana, los desalojaron del primer cuadro de la ciudad de forma arbitraria y violenta.

El grupo de 353 personas dedicadas a la venta ambulante y de mercados sobreruedas, quienes firmaron el escrito de queja, solicitaron la intervención de esta Comisión, ya que, dijeron, además de haber sido violentados sus derechos humanos, les fue impedido continuar con su medio de vida y sustento, pues les recogieron sus productos y herramientas de trabajo.

Lamentaron que la autoridad les niegue la posibilidad de ganarse la vida de manera honesta, ya que cada vez que ocurre esta situación, pues no es la primera vez, deben reponer su mercancía, porque no les es devuelta, situación que le fue expuesta a la Procuraduría de los Derechos Humanos y Protección Ciudadana de Baja California, la cual se negó a atender su queja.

Personal de la CNDH estará al pendiente de las actuaciones de las autoridades señaladas como responsables e investigarán los hechos para deslindar responsabilidades y, en su momento, emitirá la determinación que conforme a derecho proceda.