20 de julio de 2013 / 07:06 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició la investigación del caso de un niño de 10 años de edad que falleció después de una intervención quirúrgica en el hospital 33 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Monterrey, Nuevo León.

De acuerdo con los datos dados a conocer por los medios de comunicación, la madre del menor explicó que su hijo murió el 16 de julio después de que los médicos lo pasaran a piso, a pesar de que el menor estaba mal, incluso asegura que el médico cirujano aceptó que no había cauterizado bien una vena.

La madre de la víctima en su testimonio a la prensa dijo haber avisado a las enfermeras que el menor tenía las uñas moradas, estaba pálido y nada hicieron para atenderlo. El padre añadió que en el acta de defunción no especificaron la causa de la muerte, ni han tenido contacto con los directivos y médicos del mencionado hospital.

Desde el momento en el que la CNDH conoció de los hechos, su presidente, el doctor Raúl Plascencia Villanueva, instruyó que personal de este Organismo se pusiera en contacto con los familiares del menor a fin de darles el apoyo y acompañamiento necesarios, además de llevar a cabo las diligencias y actuaciones pertinentes para la debida integración del caso.

La CNDH considera que el apoyo y la atención oportuna a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, en términos de lo que establecen la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, son fundamentales para salvaguardar la seguridad de las personas; también precisa que es necesario que los agravios se investiguen con la debida presteza para que no queden en la impunidad

EUGENIA JIMÉNEZ