15 de junio de 2013 / 12:54 a.m.

Tony Romo, quarterback de los Vaqueros de Dallas, tuvo su participación en los minicampamentos del equipo, investigando y ayudando con el plan de juego, pues son condiciones que forman parte de su extensión de contrato, de seis años y de 108 millones, firmada en marzo.

Como parte de la renovación de contrato, el propietario del conjunto de la "estrella solitaria", Jerry Jones, solicitó a su QB pasar más tiempo en el emparrillado, "al estilo de Peyton Manning", investigando la ofensiva y cooperando con el plan de juego.

Jason Garret, entrenador del conjunto de Dallas, manifestó que hablaron con Romo, en el arranque de receso de temporada para decirle lo que querían de él, a lo que el mariscal de campo ha respondido bien hasta ahora y ha "abrazado el papel".

Al respecto, Garret añadió que el rol que está jugando Romo ha resultado positivo, pues "tiene un estilo de liderazgo natural, en el que los jugadores lo escuchan. Ciertamente responden a su juego, pero también a su actitud".

Romo se presentó en el minicampamento sin protección alguna, luego de someterse a una cirugía a mediados de mayo, para retirarle un quiste de la espalda, una de las razones por las que no entrenó como los demás, pero sí lanzó algunos pases.

Se espera que el querterback esté al cien por ciento, para el campo de entrenamiento, que se realizará a partir del 19 de julio.

Notimex