2 de julio de 2013 / 08:28 p.m.

Ciudad de México • El revender 40 departamentos, con valor de un millón de pesos cada uno, que construyeron en un predio que no era de su propiedad, a través de un crédito bancario, les generó a los hermanos Allan, Gastón y Michel Israel Atri una demanda, por lo que ahora son investigados por fraude genérico en la Procuraduría General de Justicia del DF.

Los hermanos son investigados porque revendieron los departamentos en Naucalpan, en el Estado de México, a través de otra empresa recuperadora de crédito, la cual está también a su nombre e intentan enajenarlos.

A través de dos diferentes empresas y de autoridades judiciales del Estado de México y del Distrito Federal, los hermanos han tratado de burlar a la justicia y a los primeros propietarios, pues los departamentos que entregó inconclusos, los revendió y otros los hipotecó.

Por esa situación, 40 vecinos del conjunto habitacional Residencial Mirabella III, ubicado en Naucalpan, solicitaron al procurador de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos, concluya la integración de la averiguación en contra de los hermanos, para que no se concluya el fraude, pues les vendieron departamentos que ahora les quieren quitar.

Los afectados acudieron a la Procuraduría General de Justicia del DF para lograr avances en el caso de fraude que llevan la Fiscalía Central de investigación para la Atención de Delitos Financieros y en la Fiscalía de Procesos en juzgados Civiles de la capital.

"Estamos esperando que Rodolfo Ríos nos dé la respuesta y consigne a estos pillos, la denuncia está firmada por alrededor de 40 vecinos, ya nos organizamos para exigir justicia como debe de ser, porque primero nos venden y luego nos los quieren quitar con engaños y fraudes", aseguró Fernando Leyva, ex presidente de la Asociación de Colonos del Conjunto Mirabella III y uno de los afectados.

Los inmuebles fueron revendidos, pero sus primeros propietarios se han negado a abandonarlos, pues tienen los comprobantes de pago por un millón de pesos, por lo que se integraron las denunciad FDF/T37045/13-01, FPC/74/201/13-03 y FPC/74/202/13-03.

El también abogado indicó que los departamentos se adquirieron en preventa a los hermanos Israel Atri, entre 2005 y 2007, para que a principios de 2008 diera inicio la escrituración, pero no fue así.

Los hermanos, a través de engaños, informaron a los vecinos que aumentaban el costo de los departamentos, entonces los colonos pagaron cantidades adicionales esperando la entrega.

Pero a finales de 2012 los habitantes recibieron una no grata sorpresa: cartas de supuestos adeudos en el pago de los departamentos, pero éstos llegaron parte de otra empresa de nombre Fareway Marina Beach Club SA de CV, también propiedad de los hermanos Israel Atri, con la que pretendían arrebatarles sus propiedades o volvérselas a vender, pero esta vez con otro nombre.

"La fecha de entrega era para finales de 2007, a principios de 2008 nos tenían que entregar escrituras porque ya habíamos pagado, pero en lugar de eso nos empiezan a mandar cartas, de supuestos adeudos, y nos enteramos que eso no fue cierto sino que vendieron varios proyectos al mismo tiempo y sacaron todo el dinero de aquí", indicó en entrevista luego de acudir a en compañía de otros afectados a las inmediaciones de la PGJDF para solicitar una audiencia con el procurador Rodolfo Ríos.

"Se trata de un fraude millonario, de arriba de $70 millones de pesos ya que los Israel Atri, no solo no entregaron los departamentos, sino que quedaron a deber a Bancomer y al dueño del terreno Inmobiliaria Río Hondo, S. A. de C. V., razón por la cual, ya estamos unidos y exigimos al Procurador Ríos que no se duerma y haga su trabajo, así como a las autoridades judiciales que los dejen de proteger, pues sabemos que hay jueces inclusive en el Estado de Baja California, que los cobijan, tanto en lo personal a los Israel Atri, como a sus empresas Faraway Marina And Beach Club y Inmobiliaria y Constructora Star Buildings".

ILICH VALDEZ