1 de abril de 2013 / 02:35 a.m.

Acapulco de Juárez • Efectivos del grupo antisecuestro de la Procuraduría General de Justicia de. Estado de Guerrero, investigan el presunto plagio del que fueron víctimas cinco residentes del Estado de México, el pasado sábado en el municipio de Atoyac de Álvarez, en la región de la Costa Grande.

Lo anterior, de acuerdo con declaraciones ministeriales de la averiguación previa FEICS/037/2013, en la que se indica que los cinco secuestrados son los hermanos Francisco y Javier Aboites Martínez, sus consanguíneos Israel y Uriel Martínez Nolasco, y Jimmy Chávez Martínez, todos ellos familiares entre sí y vecinos del Estado de México, pero con orígenes familiares en Atoyac de Alvarez.

Los padres de los presuntos plagiados, cuyas identidades se mantienen bajo reserva, informaron que llegaron a Atoyac de Álvarez a visitar a sus familiares y en particular a la madre de uno de los denunciantes -y abuela de los secuestrados- quien se encuentra enferma de gravedad, ya en fase terminal.

Se indica que el pasado viernes hubo una reunión familiar en un domicilio de la colonia Mariscal y cuando las cinco personas mencionadas iban a la colonia 18 de Marzo a pernoctar en la casa de otro pariente, el vehículo en el que se desplazaban fue interceptado, una camioneta Honda RCV blanca, con matrícula del Estado de México, por un grupo de hombres armados con pistolas y fusiles, quienes con “lujo de violencia” los bajaron y se los llevaron.

Los secuestradores viajaban, según testigos, en al menos tres vehículos: una camioneta Ford Windstar color vino, una Grand Cherokee roja y un auto compacto Dodge Atos, al parecer taxi, en los que emprendieron la huida con las cinco personas privadas de su libertad.

En la unidad Honda, tipo RCV de los secuestrados, viajaban también dos adolescentes, de 13 y 15 años de edad, que iban en la parte trasera y que al cometerse el plagio se escondieron y no fueron vistos por sus victimarios, salvándose de ser también privados de su libertad.

Los policías antisecuestro de la Policía Ministerial se encuentran en la ciudad de Atoyac de Álvarez, realizando las primeras investigaciones que este caso amerita y la Procuraduría General de Justicia del Estado confía en que en breve haya resultados en las pesquisas que se realizan.

JAVIER TRUJILLO