7 de abril de 2013 / 01:42 a.m.

Cancún Centro • La Procuraduría General de la República investiga el yate Ilimsions, que encalló en Tulum, donde fueron encontradas armas de alto poder y municiones. La Marina Armada detuvo al capitán de origen checo naturalizado estadunidense, a su esposa y su pequeña hija, y aseguró parte del arsenal.

A bordo del bote, la Marina encontró cinco armas de alto poder y más de un millar de cartuchos de diversos calibres y buzos de esa procuraduría realizan operativos de búsqueda en el fondo del mar, para verificar si, cuando vieron que la policía se acercaba, las arrojaron al agua.

El director de la Policía Municipal, Didier Vázquez Méndez, informó que al abordar el yate, el capitán Jacob Joseph Kleczka le informó que tenía a bordo dos armas de fuego, en un aparente acto de buena fe, “probablemente para evitar que registráramos el bote”, comentó.

Sin embargo, al registrar la embarcación, efectivos de la Marina encontraron cinco armas, entre ellas una pistola 45, así como mil 012 cartuchos, de los cuales 174 son de calibre 22; otros 490, calibre 45, y 348 cartuchos 7.62 para AK-47 o cuerno de chivo, que fueron entregados a la delegación local de la PGR.

La familia Kleczka pidió hoy la intervención de la embajada de Estados Unidos que, hasta esta tarde, no había emitido información al respecto.

El capitán Kleszka dijo que navegaba con su esposa Rachel Marie Carriveau, de 27 años y embarazada, y su hija Rachel Marie Kleczka, de un año tres meses, en aguas del Caribe, con destino a Panamá, cuando perdió el rumbo frente al litoral mexicano, cuando el velero encalló la noche del jueves en la Riviera Maya y quedó sobre los espigones de playa de un hotel.

Sin embargo, las autoridades encontraron contradicciones en las declaraciones del capitán, adicionalmente la policía presume que también está involucrado en el narcotráfico.

El mismo día que encalló el velero, apareció en la playa de Tulum un ladrillo de cocaína. La Secretaría de la Defensa informó de un operativo de búsqueda en la zona de Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, un alijo de 23 ladrillos de droga.

Para los investigadores, la droga y el yate están relacionados. Por otro lado, agentes de la Judicial y de la Marina-Armada, señalaron que es extraño que solo aparecieran cinco armas en el bote, con más de mil cartuchos y otra hipótesis es que las armas ya habían sido descargadas y los fusiles que quedaron habrían sido arrojados al mar.

La familia Kleczka fue entregada en la delegación de la PGR de Cancún. El velero, que pasaría desapercibido, con su nombre: Ilimsioms US, de colores celeste y blanco. Tiene camarotes y un sistema de paneles solares, quedó bajo custodia de la Marina.

Jacob Joseph Kleczka, de 33 años, puede ser acusado de tráfico de armas y violación de la Ley General de Armas de Fuego y Explosivos, recientemente tipificados como delitos graves, sin derecho a libertad bajo caución.

FERNANDO MERAZ