20 de mayo de 2013 / 09:34 p.m.

Monterrey.- • Cuando surtía mercancía en una cantina, ubicada en el barrio El Nacional, un repartidor de cerveza fue asaltado por dos sujetos, quienes lo despojaron de 17 mil pesos y se dieron a la fuga corriendo hacia la colonia Sarabia.

El robo con violencia ocurrió en una zona donde la delincuencia opera por ser un área donde robos y asaltos son frecuentes.

De acuerdo a las investigaciones, el atraco fue cometido sobre la calle Jiménez y Diez Gutiérrez, a espaldas del hotel Roosvelt.

Al lugar, acudieron elementos de la Policía Municipal de Monterrey, cuyos efectivos iniciaron las investigaciones en torno a los hechos.

Se estableció que el chofer, de nombre Sergio Tristán García, llegó junto con dos trabajadores más a bordo de un camión repartidor, el cual fue estacionado sobre la acera del lado norte de la calle Jiménez.

Los tres se dirigieron hasta una cantina ubicada sobre la calle Diez Gutiérrez, a 40 metros del lugar donde estacionaron el vehículo de carga.

Luego de caminar y llegar a la cantina, dos de los trabajadores comenzaron a trasladar las cajas de envases vacíos hasta la unidad de carga, mientras que el chofer se quedó a cobrar.

Presuntamente, al quedarse solo, el empleado fue sorprendido por dos delincuentes, quienes no le mostraron ninguna arma, pero hicieron la amenaza con sacar una pistola de entre sus ropas.

En cuestión de minutos, presuntamente fue despojado del dinero que era el pago de varias entregas, que ya habían realizado en diferentes puntos de la ciudad.

Luego del robo con violencia, los desconocidos huyeron del lugar y, según el afectado, los dos corrieron por la calle Diez Gutiérrez.

A pesar de su versión, la policía sospecha se trate de un autorrobo, ya que testigos refirieron no haber visto nada sospechoso cuando el chofer pasó frente a ellos y en el lugar donde presuntamente ocurrió el robo con violencia.

Se estableció que frente al lugar existen varios puestos de discos y películas, además de puestos de venta de diferentes mercancías, cuyos dueños no vieron nada.

La policía municipal dio vista a la Agencia Estatal de Investigaciones para que investigue un posible autorrobo en ese lugar y entreviste a los tres empleados de la empresa cervecera.

REDACCIÓN