18 de julio de 2013 / 12:58 p.m.

Murillo Karam reconoció que hay más maletas que se registraron bajo el nombre de la joven “y a lo mejor (su detención) sirvió simplemente de distracción y lo fuerte ya se fue…”

 

Ciudad de México• Un “milagro” llegó para la joven de 23 años Ángel de María Soto Zárate, detenida y consignada a un penal luego de ser sorprendida en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con una maleta que no era suya y que contenía 10 kilos de cocaína.

La Procuraduría General de la República (PGR) se desistió de la acusación, porque todo apunta a que la mujer fue víctima del crimen organizado e inició una investigación contra personal de la terminal aérea, ya que hay indicios de que 11 maletas más fueron recogidas con al menos 100 kilos de alcaloide.

Autoridades ministeriales revelaron a MILENIO que el pasado martes, el agente del Ministerio Público federal informó a sus superiores de la existencia de 11 maletas con el mismo número de serie o registro que le fue asignado a Soto Zárate en uno de los mostradores del aeropuerto de Lima, Perú, para reclamar su equipaje en México.

Las valijas fueron recogidas el pasado 13 de julio en la terminal capitalina, fecha en que la joven arribó al país, porque no pudo continuar su viaje para ver al papa Francisco, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud y tras extraviar su pasaporte en Lima.

Se presume que las maletas llegaron a México en el vuelo 2626 de la aerolínea LAN, alrededor de las 16:00 horas, el cual es el mismo avión en que viajaba la maestra.

Las autoridades suponen que estos equipajes contenían aproximadamente 10 kilos de cocaína, cada uno, y fueron recogidos por las bandas del aeropuerto capitalino sin problema alguno.

Se cree que las personas que se llevaron las maletas robaron el pasaporte de la joven y la “sacrificaron” con un equipaje que contenía 10 kilos del alcaloide.

Mencionaron que se comprobó que la joven partió de México solo con una mochila, pues así lo demuestran los videos de la terminal aérea, además de que se constató que nunca documentó alguna maleta.

Por ese motivo, se solicitó la colaboración de las autoridades peruanas para saber quién está detrás de este envío de droga a nuestro país.

Tras ser enterado del avance en la investigación, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, ordenó al agente del Ministerio Público federal desistirse de la acusación para que Soto Zárate recuperara su libertad.

Ella fue ingresada al área femenil del penal federal El Rincón, en Tepic, Nayarit, el pasado 15 de julio, porque no había pruebas a su favor, hasta que llegó el “milagro”.

Manejo “raro”

Murillo Karam informó que se ha iniciado una averiguación, porque hay un manejo raro, inadecuado e inconveniente en el manejo de equipajes.

Dijo que este es un asunto muy grave, porque reconoció la existencia de más maletas que se registraron bajo el mismo nombre de la joven “y a lo mejor (su detención) sirvió simplemente de distracción y lo fuerte ya se fue…

“… por eso ordené una investigación a fondo, porque el asunto puede ser bastante más delicado”, expresó en una entrevista que concedió a Joaquín López-Dóriga, en Radio Fórmula.

El origen de este asunto, agregó, es desde el momento en que se registró la maleta, motivo por el cual ordenó una investigación “profunda”.

Oran contra la corrupción

Después de conocer la noticia de que Soto Zárate sería liberada, amigos, familiares e integrantes de la comunidad católica Incienso de Dios llegaron a la Catedral de Xalapa, Veracruz, para dar gracias a Dios porque se hizo justicia.

En el interior de la iglesia, el sacerdote José Juan Sánchez Jácome indicó que la oración de la comunidad católica serviría también para pedir que en nuestro país y en las instituciones de gobierno se acabe la corrupción, porque lo que le ocurrió a la chica de 23 años, que viajaba a Brasil con la ilusión de conocer al papa Francisco y acabó en la cárcel, le puede suceder a cualquiera.

RUBÉN MOSSO