29 de mayo de 2013 / 01:18 a.m.

 Villahermosa Centro • La Procuraduría General de Justicia del Estado de Tabasco cuenta en su investigación de “desfalco financiero”, con datos de un departamento de lujo, tres casas residenciales y el edificio donde fueron encontrados los 88.5 millones de pesos, todos en posesión de Marlis Cupil López, ex secretaria particular del ex tesorero de Tabasco, José Manuel Saiz Pineda.

La PGJE también sigue, dentro de una amplia investigación, la pista que relaciona a Marlis Cupil con las actividades de su padre, Abraham Cupil Córdova, quien pese a ser un vendedor de agua de garrafón, es socio de dos inmobiliarias y en 2008 adquirió terrenos que posteriormente revendió al gobierno estatal para construir casas para damnificados.

Ayer, el gobernador perredista Arturo Núñez rechazó que haya una revancha política contra Granier por ser del PRI y recordó que fue la administración de Peña Nieto la que detectó las primeras irregularidades en diciembre, cuando aún no tomaba posesión del cargo.

“Ni revancha política ni montaje, la investigación por el desfalco se trata de asunto de recursos públicos, de honorabilidad o de delitos; no existe sombra de asomo alguno que se trate de un asunto de ajuste de cuentas partidistas”, sostuvo.

Núñez dijo que hay irregularidades por al menos dos mil 400 millones de pesos entre recursos locales y de la Federación, ya no solamente los mil 900 millones que se presumían originalmente de recursos federales.

 — ANTONIO VILLEGAS