16 de junio de 2013 / 10:20 p.m.

Monterrey.-   • La afectación al río Ramos en el municipio de Montemorelos, donde una constructora levantó un muro que corta un brazo del caudal, es una oportunidad para que las autoridades locales hagan cumplir el Plan de Desarrollo Urbano, consideró el presidente de Vertebra, Ángel Quintanilla.

Además, instó a la Comisión Nacional del Agua a que abra una investigación respecto a quién permitió un desarrollo campestre muy cerca del río, lo cual está prohibido en la ley.

Aunque el proyecto está abandonado desde 2010 porque el huracán Alex demostró los dominios de la naturaleza, la barda que impidió el paso de agua a una comunidad sigue en pie y secando lentamente los árboles.

“Hay que instar a la investigación de la Conagua, que es la que directamente debe regular que en los cauces más pegados a los ríos no se pongan edificaciones, por muchas razones: primero, porque es ilegal, porque causa daños más adelante”, señaló.

El activista social mencionó que la autoridad municipal es la encargada de vigilar que no se den permisos de construcción a los márgenes de los ríos y en caso de existir algún documento que avale la edificación, se tendrá que sancionar.

"A la autoridad municipal no debe permitir que eso ocurra, tiene todo el poder para ejercer su derecho de que no ocurra, si tiene permisos entonces hay que ir contra la autoridad municipal, porque nadie debe dar un permiso en estas condiciones", mencionó.

Este caso y otros ejemplos como las construcciones en el municipio de San Pedro, donde se excedían de las regulaciones, demuestran que existe un descontrol en el tema de desarrollo urbano, además de la corrupción que impera en estos casos.

Otro de los problemas que detectó Quintanilla es la falta de inspectores por parte de los municipios y de la CNA para vigilar estas prácticas.

“La tercera parte tiene que ver con el propio nivel de los planes directores, ningún ayuntamiento en el área metropolitana mucho menos fuera, ha vuelto a revisar los planes de desarrollo urbano donde se debe establecer que con toda claridad hay cosas que están totalmente prohibidas”, dijo.

La dueña del predio donde se pretendía construir un fraccionamiento en la comunidad de Los Adobes, en Montemorelos, es Susana Carpinteyro de Ortiz, esposa de Alberto Ortiz Certucha, quien fuera secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas durante el gobierno de Jorge Treviño Martínez.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS