30 de noviembre de 2013 / 03:55 p.m.

México.- El presidente de Cáritas Internacional, Oscar Andrés Rodríguez, lamentó que algunos donantes internacionales han empezado a reducir sus donativos a programas de atención a afectados por VIH/Sida ante nuevas prioridades, frente a lo cual es necesario que los gobiernos de los países más afectados asuman una mayor responsabilidad.

Reconoció que las personas afectadas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Sida siguen haciendo frente a la discriminación, el estigma e incluso la violencia.

El cardenal de Honduras dijo que por ello esa institución internacional no espera la conmemoración anual del Día Mundial de la Lucha contra el Sida (1 de diciembre) para cumplir su mandato de servicio con aquellos que viven afectados por el mal.

En una carta distribuida por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), el prelado hizo votos para que en el Día Mundial de la Lucha contra el Sida 2013 San Martín de Porres refuerce las iniciativas por la promoción de un mundo sin nuevas infecciones por VIH, sin muertes por esta enfermedad y sin discriminaciones.

Rodríguez Madariga refirió que durante más de 25 años la iglesia Católica, a través de Cáritas, ha manifestado "la ternura y la cercanía" con los afectados en 116 países, donde "hemos dado testimonio del amor de la Iglesia" a esas personas.

Dijo que en los últimos años y en este día la comunidad internacional ha sido animada a reflexionar sobre el tema: "llegar a cero, cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminaciones, cero muertes relacionadas con el Sida".

Afirmó que la meta "cero muertes relacionadas con el Sida" se puede alcanzar con un diagnóstico temprano y el tratamiento de la infección del VIH, por lo que Cáritas ha realizado acciones de incidencia, a través de la campaña "HAART for Children".

Reconoció que en los últimos años se han hecho muchos progresos, gracias a la solidaridad internacional, para ampliar ese tratamiento a 10 millones de personas de ingresos bajos y medios, sin embargo otros 18 millones de personas necesitan medicamento.

Notimex.