2 de abril de 2013 / 01:45 p.m.

Monterrey • El ciclo de cosechas de primavera en Nuevo León se perdió por completo y al menos 14 municipios se han declarado con sequía severa.

Al dar a conocer un plan de contingencia para la entidad, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz señaló que en los últimos 30 meses ha llovido 42 por ciento por debajo de la media nacional.

Con base en estos hechos, se invertirán recursos por 450 millones de pesos para abastecimiento de agua potable por medio de pipas y para la siembra, además de la rehabilitación de pozos profundos.

Tras una reunión emergente con funcionarios estatales y federales, el mandatario estatal explicó que se buscará que la declaratoria de sequía severa se haga en 45 municipios del estado para recibir apoyos extraordinarios por parte de la Federación.

Los ayuntamientos con este conflicto son: Allende, Cadereyta, Doctor Arroyo, General Terán, Higueras, Juárez, Lampazos, Rayones, Sabinas Hidalgo, Santa Catarina, Villaldama, Hidalgo, García y Mina.

“"En el campo, las cosechas no se han podido sembrar, o sea, no habido siembra temporal este año ni en el norte ni en el sur del estado porque no habido lluvias, solamente se han sembrado las áreas de riego que son muy escasas en el estado.

“"Nos estamos preparando para que en el ciclo tardío, que empieza a fines de junio-julio, podamos tener humedades suficientes para iniciar la siembra"”, explicó Fermín Montes, delegado de la Sagarpa.

Se dio a conocer que con relación al consumo humano, se utilizarán alrededor de 80 pipas para el traslado de agua a estos espacios, además de inversión en los vehículos contenedores con los que cuenten los municipios y que, por razones presupuestales, se encuentren fuera de circulación.

En el caso de la agricultura y la ganadería, se garantizarán 20 pipas con 20 mil litros cada una para abastecer los pozos de presas y rancherías. Adicionalmente se apoyará con la mitad del costo de las pipas adquiridas por los productores.

Para evitar la pérdida de cabezas de ganado, se implementará un apoyo de programa alimentario por medio de forrajes.

Además, solicitarán a la Federación se aplique el Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo) al 100 por ciento, y no al 75, a los productores que hayan trabajado la tierra y no hayan podido sembrar por la sequía.

De concretarse, el estado podría recibir poco más de 200 millones de pesos para apoyar a los campesinos, a los que podrían sumarse 80 millones de pesos más del Programa de Producción Pecuaria Sustentable y Ordenamiento Ganadero y Apícola (Progan).

DANIELA MENDOZA LUNA