5 de febrero de 2013 / 03:49 a.m.

El director de la compañía, Héctor Pablo Ramírez, dijo que la medida es para que la atención llegue a quien realmente lo merecen, por lo cual se realizarán auditorias internas.

 Oaxaca • El director general de Liconsa en Oaxaca, Héctor Pablo Ramírez Leyva, afirmó que habrá de una depuración del padrón de beneficiarios por que se han encontrado diferentes irregularidades en el mismo.

En entrevista dijo que cuenta con un padrón de 6.5 millones de beneficiarios, adelantando que se habrán de realizar auditorias internas y depuraciones para que la atención llegue a quien realmente lo merecen.

“Ya estamos revisando los perfiles de los beneficiarios para corregir las anomalías, por que hemos detectado que hay gente que está recibiendo el apoyo sin necesitarlo”, apuntó Ramírez Leyva.

Puntualizó además que el cruzada contra el hambre se tendrá que abrir un millón 500 mil espacios para ingresar a usuarios que realmente requieren del beneficio y cubrir la meta de los 400 municipios que demanda el gobierno federal.

Ramírez Leyva afirmó quien dentro de los diagnósticos preliminares realizados se ha ubicado que no solo en las zonas rurales hay problemas de pobreza alimentaría, también se ha detectado en zonas urbanas, algunas ubicadas en Ecatepec, Nezahualcóyotl, y en algunas delegaciones de la Ciudad de México tal como el caso Iztapalapa.

Informó que Liconsa operará en este año con un presupuesto de 2 mil 500 millones de pesos.

Adelanto que a pesar de las elecciones locales que habrá en algunos estados, tal es el caso de Baja California, Coahuila, Oaxaca y otros más se aplicara un tipo de veda electoral, que no impidiera la suspensión en la entrega del producto, “solo se suprimirá la promoción y difusión en medios, por que el programa es de necesidad primaria”.

De la estrategia de Liconsa en la Cruzada contra el hambre

El funcionario federal afirmó que la empresa social Liconsa va ser fundamental para que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) pueda cumplir las metas que tiene de erradicar por instrucción presidencial la pobreza alimentaría en México y frenar los grados de desnutrición infantil grave.

Este proyecto va dirigido a 7.4 millones de habitantes en situación de desigualdad, ubicados en 400 municipios, 173 de ellos ubicados en Oaxaca, donde hay poco mas de 540 mil beneficiados.

Adelanto que en algunos casos se echara mano del ejército para que a través del plan DN-3 se pueda atender a los beneficiarios de la estrategia alimentaría.

Indicó que además de Oaxaca, Guerrero y Chiapas se enfocaran acciones emergentes y de tipo prioritario hacia la Sierra Tarahumara, la Huasteca Potosina, y la mixteca Poblana.

Reporto que los trabajos de la cruzada inician el 1 de abril con un acto muy significativo que habrá de encabezar el presidente Enrique Peña y donde se contara con la presencia de los gobernados de los estados y los alcaldes de algunos municipios prioritarios para hacer de esta cruzada contra el hambre un esfuerzo coordinado.

Detallo que el interés fundamental es que antes del 2015 se obtengan los primeros resultados de mitigación de la pobreza, cuando el gobierno federal entregara ante la ONU los resultados la cumbre de los retos del Milenio.

Aunque afirmó mensualmente el Coneval será el organismo encargado de hacer las evaluaciones de la cruzada.

Con respecto a la colaboración con lo estado, el funcionario federal, preciso que no se escatimara el apoyo de los gobiernos estatales, afirmando que se requiere de la colaboración y esfuerzos de los gobernadores más allá de simpatías o ideologías para lograr las metas. “Aquí en este tema creo que todos nos tenemos que poner la camisa de México”, enfatizó.

“Tenemos entendidos que hay poco mas de 2 mil 400 programas sociales en el país de origen estatal, municipal y federal, la intención es alinearlos en una sola dirección para ir en la búsqueda de un solo objetivo”, concluyó.

OSCAR RODRÍGUEZ