4 de diciembre de 2013 / 01:17 a.m.

 

México.- Pese a numerosas irregularidades, como un piloto con edad más avanzada que la permitida, las autoridades no han podido establecer "de manera indubitable" la causa del accidente aéreo en que murió hace un año la cantante Jenni Rivera, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México (SCT).

En un resumen del informe técnico sobre el percance de la noche del 8 al 9 de diciembre de 2012, la comisión investigadora de la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT reveló una concatenación de hechos que pudieron haber incidido en la tragedia registrada en el municipio de Iturbide, estado de Nuevo León.

Indicó que al mando del avión Learjet 25, fabricado en 1969 y con peso máximo de despegue de 6.800 kilogramos, estaba el piloto Miguel Pérez, de 78 años de edad.

Aeronáutica Civil subrayó que la licencia de piloto comercial de Pérez fue expedida por la propia dependencia el 29 de enero de 2012 contraviniendo el reglamento correspondiente, "ya que debía estar limitada a la actuación como copiloto y en aeronaves menores a 5.700 kilogramos de peso máximo de despegue".

"A partir de las investigaciones de campo se observó que el operador de la aeronave no permitía que se realizaran anotaciones en las bitácoras de las fallas que detectaban los tripulantes, como era que la aeronave volaba desalineada y vibraba al alcanzar la velocidad de crucero", dice el documento.

Añade que el otro operador, Alessandro Torres, de 21 años, que tenía una licencia de vuelo otorgada por las autoridades de Estados Unidos, no contaba con capacidad que lo autorizara a volar ese tipo de avión fuera del país vecino.

Sin embargo, la comisión investigadora "destaca que dado el alto grado de destrucción de la aeronave no fue posible determinar de manera indubitable la causa determinante del accidente".

El informe apunta que no existían condiciones meteorológicas adversas que pudieran haber propiciado el accidente, y que el avión no se incendió ni explotó en vuelo, según se comprobó mediante los hallazgos en el terreno.

Agrega que aunque el aparato contaba con registrador de datos de vuelo, no se pudo rescatar información y en los restos de la aeronave no se encontró la grabadora de voz.

"La información técnica disponible no permitió determinar el estado de aeronavegabilidad del equipo", advierte el resumen.

Asimismo, explica que los cambios bruscos de altitud y velocidad del avión indican el inicio de una pérdida de control durante la fase de ascenso, lo cual se apreció en las imágenes de radar en los últimos tres minutos de vuelo.

De acuerdo con el informe, ello pudo haber sido provocado por una falla en el estabilizador horizontal que derivó en una caída vertical sin control.

Con todo, "en ningún momento la tripulación reportó a los Servicios de Control de Tránsito Aéreo una declaratoria de falla o emergencia".

La dependencia señaló que el informe final se integrará al proceso que lleva a cabo la Procuraduría General de la República, y que se notificó a la Secretaría de la Función Pública "para la determinación de responsabilidades de carácter administrativo" .

Acompañada por su publicista, su maquillador, su estilista y su abogado, Rivera, nacida en Long Beach (California) en 1969 y de padres mexicanos, abordó el avión después de un concierto en Monterrey, Nuevo León, ofrecido el 8 de diciembre de 2012.

A pocos días de que se cumpla el primer aniversario de su muerte, hoy salió al mercado en México y Estados Unidos el álbum de Jenni Rivera "1969-Siempre", grabado en vivo en Monterrey en el último concierto de "la Diva de la Banda", realizado a unas horas de su muerte.

EFE