10 de enero de 2013 / 10:50 p.m.

Guerrero.- Activistas del magisterio disidente irrumpieron en las instalaciones del Congreso local para exigir que los diputados rechacen la reforma educativa federal, durante casi dos horas se apoderaron de la tribuna y retuvieron a los presidentes de la Mesa Directiva y de la Comisión de Gobierno.

Alrededor de las 10:30 horas del jueves, un grupo de maestros disidentes encabezados por su secretario general, Gonzalo Juárez Ocampo llegó a las instalaciones del Congreso local para pedir una audiencia con el presidente de la Comisión de Gobierno, Bernardo Ortega Jiménez.

Antes de llegar a la oficina de este se encontraron con la del presidente de la Mesa Directiva, Antonio Gaspar Beltrán, por lo que se introdujeron en la misma sin atender los llamados de las secretarias, que les pidieron esperar a que atendiera unas personas.

A punta de gritos, los maestros se introdujeron al despacho y plantaron frente al escritorio del representante popular, quien buscó romper el momento de tensión que se generó y les dijo a manera de chascarrillo que lo habían asustado.

Gonzalo Juárez explicó al diputado Gaspar Beltrán que la presencia de los maestros era propiciar una mesa de trabajo con la Comisión de Gobierno, para efecto de esclarecer puntualmente la razón por la que se oponen a la reforma educativa.

El presidente de la Mesa Directiva ofreció dialogar con los integrantes de la Comisión de Gobierno y plantearles que el asunto saliera de la orden del día programada para este jueves, lo que los mentores aceptaron.

Como el tiempo transcurría y los mentores no observaban señales de que el asunto saliera de los asuntos a tratar, entonces decidieron ejercer presión sobre los diputados y comenzaron a lanzar consignas.

Después se introdujeron a la sala de plenos y permanecieron ahí por espacio de una hora.

Después de las 14:00 horas lograron que el presidente de la Mesa Directiva Antonio Gaspar y el presidente de la Comisión de Gobierno, Bernardo Ortega llegaran a dialogar con ellos, pero al no llegar a un acuerdo decidieron retenerlos en la sala de plenos durante casi una hora.

Los dejaron retirarse antes de la 15:00 horas, pero les señalaron que estarían pendientes del desarrollo que tuviera la sesión, para llegado el momento volver a tomar acciones enérgicas contra la reforma.

“Nosotros sabemos que es casi un hecho que la mayoría de los Congresos locales apoyará esa que es una contrarreforma, sin embargo queremos que por lo menos el de Guerrero asuma una postura digna y la rechace”, dijo a los reporteros el dirigente Juárez Ocampo.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN