22 de julio de 2013 / 01:16 p.m.

""Yo estoy dispuesto a soportar todo"", dice el señor Albertano Rodríguez Mondragón, padre del joven de 17 años Israel Rodríguez Domínguez, quien fue detenido por supuestos elementos de la Secretaría de Marina el 13 de febrero del presente año, pero hasta el momento no se le ubica en ninguna cárcel, hospital ni instalación del Servicio Médico Forense.

El señor Rodríguez Mondragón aprovechó el movimiento que trabajadores del volante iniciaron el 11 de julio para exigir la presentación con vida de su compañero, Antonio Uriostegui Magdaleno, presuntamente detenido por elementos de la Marina en la comunidad de El Escondido, la tarde del sábado 6 de julio.

Al joven Israel Rodríguez lo detuvieron la mañana del 13 de febrero en la cabecera municipal de Arcelia, el padre de familia sostiene que hubo muchos testigos de la acción, los que vieron le dijeron quienes interceptaron, como iban vestidos y en que unidades se desplazaban, pero le advierten que tienen miedo de declarar ante el Ministerio Público.

Asegura que el suyo no es el único caso, hay más y conforme se difunde la información sobre la búsqueda de personas desaparecidas en la Tierra Caliente se animarán a romper el silencio.

Mientras tanto, el gobierno estatal y ahora el Congreso local han documentado dos casos concretos; el primero es el del taxista Antonio Uriostegui, por el que se bloqueó la carretera federal durante cinco días y el segundo el de Israel Rodríguez.

A cinco meses de la desaparición de su hijo, el señor Rodríguez sostiene que la situación de su familia es de mucho desgaste.

""Tengo a mi hijo desaparecido por la Marina desde el 13 de febrero, le pido a quien lo tenga que sí tiene algún delito lo juzguen, pero que lo presenten y nos digan donde está"", anotó.

A estas alturas sostiene que está preparado para todo: ""Si por alguna situación le dieron algún golpe, pues que queremos que nos lo digan, yo estoy consciente de que debo superar todo. Que me digan y terminamos como amigos"".

La voz se quiebra cuando menciona la edad de Israel; 17 años y próximo a terminar su secundaria.

El padre de familia es un campesino que parte importante del recurso ahorrado durante varios años, lo ha invertido en varios viajes hacia la Ciudad de México, visitando instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Ya conoció padres de diferentes puntos del país que viven la misma situación que él, incluso en Arcelia se le han acercado jefes de familia para intercambiar información sobre la atención que dan las autoridades a sus reclamos.

""Yo me uní a los taxistas cuando vi que se levantaron, no sé leer ni escribir pero exijo al gobierno que me dejen comunicarme con mi hijo, es un menor de edad y queremos saber de él"", apuntó.

— ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN