Notimex
13 de diciembre de 2013 / 07:15 p.m.

Cuando pocos creían en los alcances de la selección de Italia, enseñó que su grandeza no era del pasado y con un equilibrio futbolístico importante se convirtió en el segundo equipo más ganador en Copas del Mundo, al conquistar la de Alemania 2006.

La solidez defensiva de este equipo, encabezada por Fabio Cannavaro, sin duda fue la base de su éxito, la cual se combinó con un medio campo lleno de virtuosismo comandado por Andrea Pirlo, y por la fuerza y pierna ruda de Gennaro Gattuso.

Además, delante de ellos se podía encontrar a Francesco Totti y Alessandro del Piero, que siempre tuvieron la compañía de Luca Toni, todos ellos comandados por Marcello Lippi.

La primera fase fue casi perfecta para la "azzurra", que logró triunfos 2-0 sobre Ghana y República Checa, así como un empate 1-1 con Estados Unidos, para avanzar a octavos de final como líder del Grupo E, donde sufrieron mucho para vencer por la mínima diferencia a Australia con gol de Totti, al minuto 95.

Los cuartos de final fueron más benévolos para ellos, pues lograron un sencillo triunfo de 3-0 sobre la debutante Ucrania, con anotaciones de Gianluca Zambrotta y doblete de Luca Toni, para así verse las caras en semifinales con el anfitrión, Alemania.

En juego celebrado en Dortmund el 4 de julio, con el árbitro mexicano Armando Archundia aplicando el reglamento, los italianos impusieron su dominio sobre los teutones, que vieron como el sueño de campeonar otra vez en casa se diluía al caer 2-0 en tiempo extra tras las anotaciones de Fabbio Grosso y Del Piero.

La final se celebró el 9 de julio en un majestuoso estadio Olímpico de Berlín, donde Francia e Italia definirían al campeón. Zinedine Zidane adelantó a los galos por la vía del penal, al minuto seis, pero Marco Materazzi logró la paridad para enviar el juego al alargue, al 19'.

Tras dos tiempos extra sin hacerse daño, solo la expulsión de Zidane por propinarle un cabezazo a Materazzi, debieron definir al monarca en penales, donde David Trezeguet fue el único que falló para darle así el título a Italia, que se convirtió en el segundo equipo más ganador en la historia, detrás del pentacampeón Brasil.