6 de junio de 2013 / 09:09 p.m.

Italia debe tomarse más en serio esta Copa Confederaciones que la vez anterior que participó en el torneo.

Hace cuatro años, la Azzurra llegó a la Confederaciones en Sudáfrica como campeón mundial y se despidió tras la primera ronda. Un año después, en la Copa del Mundo de 2010, Italia también cayó en la etapa de grupos.

"Estar juntos un mes es una gran oportunidad para mejorar. Eso lo sabemos muy bien ahora", comentó el zaguero italiano Giorgio Chiellini. "Hace cuatro años no tuvimos la actitud correcta y pagamos las consecuencias".

Los desastres de 2009 y 2010 provocaron la salida de Marcello Lippi como técnico y el comienzo de la era de Cesare Prandelli.

En apenas dos años, Prandelli le dio un nuevo rostro al fútbol de la selección, que llegó a la final de la Eurocopa del año pasado. Aunque perdió ese partido ante España, se clasificó de todas maneras a la Confederaciones en Brasil ya que la Roja tenía su boleto como campeón mundial de 2010.

Prandelli llega al torneo con la preocupación por el cansancio que arrastran sus futbolistas después de un largo campeonato, y sin el delantero argentino naturalizado italiano Pablo Daniel Osvaldo, excluido del plantel por actos de indisciplina con el timonel de su club Roma.

"Soy consciente que nos encontramos al término de una temporada difícil, pero al mismo tiempo estoy convencido que la camiseta 'azzurra' regalará motivaciones nuevas y les ayudará a olvidar el cansancio", comentó Prandelli.

"A los jóvenes siempre les digo que tenemos una camiseta que nos une y que cuando la ponemos, debemos pensar solo a esa. Si es necesario, le daré un descanso a algunos jugadores, como a Andrea Pirlo", agregó.

Pirlo, la pieza clave del mediocampo italiano y de la Juventus, lució cansado al final de la campaña de la Serie A.

Aunque acaba de cumplir 34 años, Italia no puede prescindir de su arte futbolístico, como hizo el Milan, que hace dos años lo cedió a la Juve.

Pirlo anunció que abandonará la selección italiana tras el Mundial de Brasil.

"En 2014 dejaré la selección. El Mundial será, creo, mi última cita con la camiseta 'azzurra'. Hay que dejar espacio a los jóvenes", dijo.

Prandelli mantendrá casi intacta la selección, con Pirlo en el mediocampo y Mario Balotelli y Stephan El-Shaarawy como puntas de lanza.

El portero Gianluigi Buffon señaló que le gustaría jugar la final de la Confederaciones contra Brasil: "por su historia, y porque desafiar a la selección del país organizador te hace sentir una emoción especial", comentó.

"Creo que, gracias al excelente trabajo de Prandelli hemos encontrado un equilibrio entre la solidez defensiva y la idea de un fútbol ofensivo que permita a nuestros grandes delanteros expresarse mejor", explicó el arquero de la Juve.

Italia debuta el 16 de junio contra México, y luego enfrenta a Japón y Brasil.