22 de agosto de 2013 / 12:30 a.m.

Branislav Ivanovic anotó de cabeza en el segundo tiempo el gol que permitió al Chelsea imponerse el miércoles 2-1 al Aston Villa. Momentos después de que el jugador serbio se salvó de la tarjeta roja, durante el segundo partido de ambos clubes en la presente temporada de la Liga Premier inglesa.

El lateral izquierdo recibió sólo la amonestación luego de propinar un codazo en la cabeza al belga Christian Benteke. A los 73 minutos, remató un tiro libre cobrado por Frank Lampard para anotar.

"Éste es el fútbol inglés. Por una razón, al mundo le gusta esta liga más que ninguna otra del mundo, y esa causa es la agresividad con que yo diría que se juega", dijo el técnico del Chelsea, Jose Mourinho. "Otra razón es que los árbitros conducen los partidos de cierto modo. Yo creo que el árbitro estuvo bien".

El estratega portugués añadió que "desde el primer minuto hasta los 95, hubo una auténtica batalla futbolística entre Benteke e Ivanovic".

Con algo de suerte, el Chelsea se puso arriba a los siete minutos, cuando el balón le rebotó accidentalmente al zaguero español Antonio Luna y se metió en las redes del Aston Villa.

Aunque el Chelsea bajó el ritmo y permitió que Benteke igualara en los descuentos del primer tiempo, el Villa no volvió a generar peligro como para aspirar a otro triunfo sorpresivo, luego de que se impuso el sábado al Arsenal.

En vez de ello, Ivanovic garantizó que la segunda estadía de Mourinho al frente del Chelsea comenzara con dos triunfos consecutivos en la liga.

"Un empate no hubiera sido un resultado injusto. Ellos dieron mucha pelea", reconoció Mourinho. "Nos causaron muchas dificultades".

La victoria dio al Chelsea ventaja temprana sobre sus rivales en pos del título. El partido se adelantó casi dos semanas debido a que el club londinense, ganador de la Liga Europa, deberá disputar la Supercopa ante el Bayern Munich, monarca de la Liga de Campeones.

Después de anotarle 8-0 al Villa en su último encuentro, el Chelsea no encontró fácilmente el arco en esta ocasión, ni siguiera después de tomar la ventaja.

Un pase certero del brasileño Oscar a Eden Hazard derivó en un tiro del volante belga, que fue desviado por el arquero Brad Guzan y luego por Luna, para el autogol.

Pero a los 45, Gabriel Abgonlahor entró por izquierda y centró hacia Benteke, quien controló y fusiló al guardameta Petr Cech, a primer poste.

Luego vino la jugada en que Ivanovic se salvó de la roja. Agradeció su permanencia en la cancha al anotar el tanto de la diferencia.

Ap