16 de marzo de 2013 / 08:21 p.m.

Tlaxcala.- • Autoridades estatales izaron el lábaro patrio a media asta, iniciando así tres días de duelo en Tlaxcala, por la muerte de 14 personas y 153 lesionados que dejó la explosión de cohetones en el municipio de Nativitas.

Esta capital, el municipio de Nativitas, donde se registró la explosión, y en general todo el estado vive hoy una jornada de tristeza debido a la tragedia, la cual enlutó a las familias que perdieron a sus seres queridos.

Asimismo, decenas de familiares de lesionados se encuentran pendientes de la salud de sus pacientes, muchos de ellos con quemaduras de segundo y tercer grado, en hospitales de la Secretaría de Salud estatal, del Instituto Mexicano del Seguro Social y del ISSSTE.

Mientras tanto, en la comunidad de Jesús Tepactepec se vive una mañana gris no sólo por las condiciones del tiempo que amenazan con lluvia, sino por el mal momento por el que pasan familiares y amigos de las personas fallecidas y lesionadas, por la explosión de un vehículo lleno de juegos pirotécnicos durante la procesión que realizaban la víspera.

Los cuerpos de las víctimas serán entregados a sus familiares en el transcurso de este sábado para que puedan ser velados y se realizan las exequias, informó personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

En un breve comentario, el gobernador Mariano González Zarur confirmó que hasta el momento han fallecido 14 personas, ya que durante la noche murió una persona más en el hospital donde era atendido.

Antes, durante la conferencia de prensa que ofreció la noche de ayer, el mandatario informó que los deudos de los fallecidos, serán apoyados con recursos de un fondo especial para víctimas de la PGJE, "eso se da por hecho", enfatizó.

NOTIMEX