Francisco Zúñiga
7 de septiembre de 2013 / 10:53 p.m.

 

Monterrey • La Reforma Hacendaria, que se presenta este fin de semana, será complicada de sacar adelante en el Congreso de la Unión porque hay quienes se oponen por la creencia de que si al país le va bien, a ellos les irá mal políticamente, dijo el diputado federal Héctor García García.

Sin embargo, es similar a la Reforma Educativa, donde son apenas unos 20 mil maestros los que se oponen, en tanto que 120 millones de mexicanos han externado su aprobación para que se lleve a cabo.

El legislador federal, de extracción priista, mencionó que a México le urge tener las bases para crecer en lo económico, atraer inversión y que se mejore el ingreso de todos los mexicanos, y la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto lo garantiza.

Lamentablemente, “hay personas que no quieren que le vaya bien al país”, y otros que se resisten al cambio. “a cambios grandes, hay más resistencia”.

“Pero son los menos, como en lo educativo, 120 millones de mexicanos lo apoyan, contra 20 mil maestros que no. Es válida su postura, pero son posiciones de quien cree que les duele una reforma. Así será en la energética, en la hacendaria, nos vamos a topar con la oposición de la izquierda, con quienes creen que si al país le va bien, a ellos no les va a ir bien políticamente; pero no le apostamos a que le vaya bien a un partido, le apostamos a que le vaya bien a todos los mexicanos”.

Descartó que el IVA se vaya a incrementar de manera general, quizá se graven algunos productos, pero no los que pudieran afectar a la gente de menos recursos.

En su opinión, la propuesta hacendaria, una vez aprobada, deje facilitar la justicia social, porque habrá más impuestos a favor de los pobres.

“Mayor control de gasto, transparencia, y estoy seguro que la Hacendaria, más la energética, y todas las aprobadas, le darán a México lo que necesita, mover el país en beneficio de los mexicanos”.

Se necesita que haya estímulos fiscales para los comerciantes, para quienes invierten, así sea poco.

Todo eso debe traducirse en empleos y mejoría para quienes ahora están en la pobreza, pero se necesita cambiar las normativas.