20 de noviembre de 2013 / 02:46 a.m.

Keisuke Honda lideró la remontada de Japón, que se impuso el martes 3-2 a Bélgica, amplia favorita, en un partido amistoso entre dos selecciones que irán a la Copa del Mundo.

Bélgica se puso al frente en el marcador a los 16 minutos gracias a un gol de Kevin Mirallas, pero Japón reaccionó con dianas de Yoichiro Kakitani a los 38, de Honda a los 54, y de Shinji Okazaki a los 64, en una excelente combinación. Toby Alderweireld logró el último tanto de la jornada al conectar un cabezazo en un partido espectacular.

Algunos podrían pensar que el resultado fue una casualidad, pero después de que Japón empató el sábado ante Holanda, en un cotejo en que los asiáticos lucieron mejores, es claro que el permanente clasificado asiático, que ocupa el 44to sitio en el ranking mundial de FIFA, puede indigestársele a cualquiera el próximo año en Brasil.

"Trataremos de hacer un mejor papel que en 2002", cuando Japón pasó a la segunda ronda, en el Mundial que organizó junto con Corea del Sur, dijo el portero nipón Eiji Kawashima.

Para Bélgica, quinta en la clasificación mundial, fue su segunda derrota en casa después de caer ante Colombia por 2-0 el pasado fin de semana, lo que enfrió los ánimos de los 40.000 fanáticos que asistieron al estadio rey Balduino.

"Japón fue rápido y fuerte y nos sorprendió", dijo el defensor Daniel van Buyten.

El mediocampista Steven Defour agregó: "Tenemos que trabajar en nuestros puntos débiles y mejorar para la Copa del Mundo".

Bélgica arrancó bien y se fue al frente gracias a un doble error defensivo. Primero Kawashima se precipitó en una salida para frenar un contraataque y no pudo evitar que Romelu Lukaku enviara un centro que Gotoku Sakai inexplicablemente no pudo despejar y dejó el balón fácil a Mirallas.

Eso hizo que Japón sacara su mejor juego.

Primero, Kakitani se escapó de Van Buyten, quien le supera ampliamente en estatura, para rematar de cabeza un centro con lo que logró el empate.

Luego los nipones tomaron ventaja a los 54 con otra rápida combinación que dejó solo en el centro a Honda, quien batió con un tiro potente a Simon Mignolet.

Diez minutos más tarde Kakitani lanzó un pase bombeado que Okazaki remató de volea. Mignolet, quien remplazó al lesionado Thibaut Courtois, ha aceptado cinco goles en dos partidos.

Ap