24 de noviembre de 2013 / 04:45 p.m.

Después de estar al borde del retiro debido a una tragedia familiar, el australiano Jason Day concretó un emotivo retorno al golf en la Copa Mundial para ganar el domingo su primer torneo en más de tres años en los links del Royal Melbourne.

Su golpe decisivo en el hoyo 16 le permitió contener el embate del dinamarqués Thomas Bjorn.

Day cerró con 70 golpes para un total de 274, diez bajo par, dos menos que Bjorn, que firmó tarjeta de 71 después de dos bogeys sobre el final de la rueda.

La Copa Mundial fue el primer torneo que juega Day en cinco semanas y fue menos de dos semanas después de enterarse de que ocho familiares suyos, incluso su abuela, murieron por el devastador tifón de las Filipinas.

Su madre, que emigró a Australia desde las Filipinas hace 30 años, y su hermana estuvieron presentes durante el torneo en Melbourne. Ambas lo abrazaron cuando terminó su actuación.

"Ha sido un torneo notable para mí", se maravilló el ganador. "Mi madre, mi familia, vinieron a alentarme. Estoy feliz de que el trabajo duro haya dados sus frutos. Para mí hubiera sido fácil retirarme del torneo por todo lo que ha pasado en la última semana. Pero realmente quería venir aquí y jugar".

Por su parte Bjorn dijo que estaba un poco desalentado por haber aflojado al final "pero no podría estar más feliz de que ganara Jason por todo lo que ha pasado".

Adam Scott terminó tercero a tres golpes del ganador.

El mexicano Oscar Fraustro (74) fue el mejor colocado entre los hispanoamericanos con 286, a doce golpes del puntero.

Le siguieron Fabián Gómez (70) de Argentina y Mark Tullo (72) de Chile con 289, Adison da Silva (77) de Brasil, Alexandre Rocha (78) de Brasil 292, Emiliano Grillo (71) de Argentina 293 y Felipe Aguilar (78) de Chile 299.

Australia ganó el torneo por equipos con un total de 551 golpes (Day 274 y Adam Scott 277).

Le siguieron Estados Unidos, Japón, Dinamarca y Canadá en los primeros puestos.

Argentina empató el puesto 17 con España y Portugal, Brasil fue vigésimo y Chile vigésimo cuarto.

AP