12 de febrero de 2013 / 01:55 p.m.

Monterrey.- Luego de cumplir 10 meses y tres días en la dirección del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado de Nuevo León (Isssteleón), Jesús Arias Rodríguez, presentó ayer su renuncia de carácter irrevocable al gobernador del Estado Rodrigo Medina de la Cruz.

El Ejecutivo Estatal designó a Sandra Edith Tristán Garza como encargada del despacho de esa dependencia.

Arias Rodríguez fue nombrado titular del organismo el 9 de Abril del 2012 y el 17 de ese mismo mes tomó protesta de manera oficial como encargado del Isssteleón.

Tristán Garza ocupaba en ese instituto la Dirección de Planeación y Finanzas.

Según un comunicado emitido por el Gobierno de Nuevo León la nueva encargada del despacho es licenciada en administración con especialidad en finanzas y tiene una maestría en estudios fiscales e impuestos y obtuvo doctorado en la facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

"Se ha desempeñado dentro de la administración pública en la Dirección de Auditoría Paraestatal de la Contraloría del Estado de Nuevo León y en la Subsecretaria de Egresos y Subsecretaría de Ingresos de la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado", señala el comunicado.

También indica que en el ámbito privado ha participado como consultora de empresas en aspectos contables, fiscales y administrativos. Además es catedrática de licenciatura en la Facultad de Contaduría Pública y Administración, y de Maestría en la Escuela de Especialidades para Contadores Profesionales del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León.

Arias Rodríguez sustituyó en el cargo a Luis Gerardo Treviño, que dimitió en la dirección de la institución el 28 de Marzo del 2012, tras el escándalo financiero causado por casi 288 millones de pesos en el portafolio de inversiones.

Jesús Arias dejó pendiente la inauguración del polémico estacionamiento que nunca funcionó cómo se había planeado, y tampoco elaboró la reconfiguración del instituto que prometió al asumir el cargo.

Además no arregló de manera satisfactoria el despido de personal de manera injusta, mientras que el quebranto financiero creció al pasar de 288 millones de pesos a casi 300 millones, que ha alcanzado en las últimas semanas.

REDACCIÓN