14 de marzo de 2013 / 10:04 p.m.

LAS VEGAS • Jim Carrey ha tenido un sinfín de actuaciones extraordinarias, pero este acto encubierto no fue una de ellas.

Al recibir a la prensa en un hotel de Las Vegas, lucía grandes lentes oscuros y un saco con parches dorados brillantes.

"Este es mi camuflaje en Las Vegas", bromeó. "Si camino con esta chaqueta nadie puede verme, es fantástico, es la forma de mezclarme con esta ciudad. ¿No es increíble? Estoy imitando a Gustav Klimt", dijo Carrey en referencia al pintor austriaco cuyas obras de principios del siglo XX tenían mucho dorado.

Con chistes como ese, Carrey llegó para promover "The Incredible Burt Wonderstone", que se estrena el viernes. La comedia que se desarrolla en Las Vegas sigue a un mago anticuado (Steve Carell) amenazado por un debutante (Carrey) que arriesga su vida para atraer al público y volverse famoso.

"Es el tipo con el complejo de Cristo", explicó Carrey. "Este es el tipo que siente que lo sabe todo y los demás no saben nada y los problemas de ellos le divierten".

Se trata quizá del personaje más oscuro que Carrey haya presentado en una comedia pura.

"Nunca podría ser el tipo de persona que piensa 'Esto funciona, así que lo voy a hacer para siempre''', dijo Carrey.

Es la más reciente transformación del actor, quien el año pasado tuvo una exposición en solitario de sus pinturas y prepara ahora un libro infantil, algo que según él hizo en parte para su nieto, nacido en 2010 de su hija Erin.

"A veces cuando uno va al cine eso puede ser todo, pero cuando le lees una historia a tu hijo es como un pedacito de cielo", expresó.

También está haciendo música: se asoció con la banda de rock independiente The Eels para su nuevo sencillo "Cold Dead Hand", una pieza contra las armas. "A Charlton Heston no le gustaría", dijo Carrey.

"Siempre estoy asumiendo riesgos y tratando de ir más lejos", dijo Carrey. "No tengo un rumbo fijo, no tengo otras opciones, no tengo un solo camino".

AP